Historia 


El Camino Real – Ruta Franciscana en California

El Camino Real era una vía de comunicación a través de California, cuyo cometido era la unión de todas las misiones que se fueron fundando a lo largo de este territorio, desde la Baja California hasta la zona norte denominada Alta California.

El Camino Real

El Camino Real

El origen de este camino lo encontramos en las primeras fundaciones de misiones por parte de los jesuitas, siendo la primera de ellas San Bruno, fundada en 1683.

Aunque la zona de la Baja California se colonizó más tempranamente por los jesuitas, la Alta California no comenzó a ser colonizada hasta que se produjo la expulsión de estos de los territorios de España, durante el reinado de Carlos III, en el año 1767.

El Camino Real fue surgiendo como la vía de colonización de la Alta California, con la intervención de militares y religiosos, estos últimos pertenecientes a la orden de los franciscanos. Ellos fueron los encargados de fundar las misiones en los nuevos territorios.  Las cabezas visibles de esta colonización fueron el comandante militar Gaspar de Portolá y el padre franciscano fray Junípero Serra. Las misiones se establecían mediante la construcción de un presidio militar, cuyos soldados defendían a los religiosos en caso de  ataques de los indios y la creación de una misión religiosa.

La fundación de las misiones era muy complicada al principio, se trataba una pura cuestión de supervivencia ya que no se contaba con ganado ni con cosechas con las que alimentarse. Se sobrevivía con la caza y los alimentos con que subsistían los indígenas de la región. Se financiaban con dinero recaudado por los religiosos que proveían las necesidades básicas de los soldados de los presidios. Los soldados recibían armamento y otros suministros a cargo de la corona española, pero de forma irregular. Cada misión tenía que ser autosuficiente y producir alimentos y otros bienes básicos para los misioneros, los nativos convertidos al cristianismo y los soldados.

Sello Fray Junípero Serra

Sello Fray Junípero Serra

La fundación de las misiones se realizaba avanzando de una a otra, abriendo lo que constituiría el Camino Real, distando siempre una misión de la siguiente, como máximo el trayecto que podía recorrer un hombre en un día a lomos de una mula, lo que equivalía a unos 48 kilómetros.

La colonización comenzó con la fundación de la misión de San Diego de Alcalá por fray Junípero Serra, en 1769. El final del Camino Real culminaría 64 años después, en la misión de San Francisco de Solano, fundada por el fraile José de Altimira, en 1823, en lo que hoy es la ciudad de Sonoma.

En total se fundaron 21 misiones, la mayoría fundadas entre fray Junípero Serra, 9 misiones y el padre Fermín de Lasuén, otras 9 misiones, hasta concluir en 1823 con la última misión establecida por el joven e insumiso padre José de Altimira. Algunas de estas misiones dieron lugar al nacimiento de pueblos y ciudades como San Diego de Alcalá (el actual San Diego) y otras como Los Ángeles o San Francisco. Pero la realización de esta impresionante aventura de fundaciones sólo pudo tener lugar con el apoyo económico y militar de la Corona de España y como una asociación entre la Iglesia y el Estado.

Misión de San Diego Alcalá

Misión de San Diego Alcalá

Aunque se ha discutido mucho sobre las acciones de estos misioneros, lo cierto es que desarrollaron su tarea con generosidad y dedicación, instruyeron a los nativos, les enseñaron la lengua española, los convirtieron a la fe cristiana, les protegieron de los abusos de los soldados y les mostraron el camino para integrarse en una sociedad más avanzada que la suya y que les permitió en muchos casos mejorar sus condiciones precarias de vida.

Señal de campana en El Camino Real

Señal de campana en El Camino Real

Fray Junípero Serra, dijo: “Al principio será necesario sufrir muchas privaciones. Sin embargo, para un amante todas las cosas son dulces”. Su sucesor en el cargo, Fermín de Lasuén, se destacó por su apacible carácter y sus buenas maneras con los indígenas. Otros frailes como Juan Crespi, describió el paisaje de su entorno y fue el primero que citó todas y cada una de las plantas de la Alta California, en 1769, mientras  que Francisco Paloy es considerado el mejor y el primer historiador y biógrafo de California. Francisco Garcés, fue el primero que vio el Gran Cañón del Colorado y el primero en iniciar un sendero desde California a Nuevo Méjico.

El Camino Real, se prolonga a lo largo de 996 kilómetros e integra a las veintiuna misiones. El antiguo camino aparece señalizado continuamente en la ruta con la que se solapa, la emblemática carretera 101, que discurre en paralelo al Pacífico con vistas a menudo espectaculares. La mayoría de las misiones fueron reconstruidas en el siglo XX y sacadas de su ruina. Todas las misiones pueden hoy visitarse. El distintivo del King´s Highway, son campanas colgadas de soportes en forma de cayado de pastor, denominados bastón franciscano, de casi 3,5 m de alto.

El Camino Real fue el resultado de la necesidad política de controlar un territorio y del entusiasmo evangelizador de los frailes franciscanos. Esta vía forma parte de la Historia de la colonización española en el Nuevo Mundo y del nacimiento de la actual California.

 

Vía| Carlos MALAMUD: Historia de América, Alianza Editorial, Madrid, 2010.

Guillermo CÉSPEDES DEL CASTILLO: América Hispánica, Marcial Pons, 2009.

José María BARDAVÍO: California empieza en Aragón, Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1989.

Imágenes| Camino RealSello Fray Junípero; Misión de San Diego; Campana

RELACIONADOS