Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


El camino de las estrellas

Ahora que va llegando el buen tiempo, son muchos los que miran al cielo pensando en su siguiente aventura, muchos piensan en irse de viaje o hacer su sueño.

Una buena propuesta que hice no hace mucho es El Camino de Santiago. Ésta es una buena época del año para hacerlo, ya que tampoco hace ni mucho frío ni mucha calor, y las flores de la primavera empiezan a aparecer.

Además, no os creáis que es difícil organizar una escapada como El Camino de Santiago, nosotros, unos amigos de 19 años, conseguimos por nosotros mismos organizar una ruta. Llegar al punto de partida puede ser difícil, pero creerme, una vez compras el billete a Galícia ya va todo sobre ruedas; una vez allí está todo señalizado y toda persona está dispuesta a ayudarte, únicamente hay que seguir las famosas “estrellas” que te van guiando el  camino. Otra cosa es buscar un albergue dónde dormir, hay muchos albergues así que ese no es problema.

0-kilometer-bollard-Finisterre-fisterra-Camino-GaliciaHay diferentes caminos para llegar a Santiago, cada uno de ellos especiales y maravillosos, pero unos más complicados que otros. Los más conocidos son el camino francés, camino portugués y el camino primitivo, el que hicimos nosotros.

Una vez llegas a la última estrella, a Santiago, hallas un sentimiento de gratitud increíble, experimentas sentimientos que puede que nunca antes hayas sentido. Una vez te encuentras en la Catedral de arquitectura gótica del s.XIII, inmensa y extraordinaria por cierto,  miras hacia atrás, observando todo lo que has pasado durante esos días; como pequeños pueblos encantadores y llenos de esencia, ermitas mágicas, el puente de San Blas, tapas híper sabrosas, comidas típicas como la tarta de Santiago (obligatorio probarla) o el marisco. Al igual que todos los obstáculos que has tenido que superar; todas las montañas que subir, los ríos que cruzar, las vacas de las que escapar, los molinos de viento que traspasar y los caminos infinitos que acabar.

12440803_10206068973984183_5562460896450051411_o

Ya repasado tu camino te das cuenta del gran valor del esfuerzo, te das cuenta de que has sido capaz de sacar mucha más fuerza de la que tienes, y que realmente superarse a sí mismo sí es posible.

En fin… creo que me estoy yendo un poco por las ramas con el tema espiritual, ¡pero es que es una gran experiencia! Y no me canso de repetirlo.

A lo que íbamos, Galícia ofrece unos lugares increíbles para visitar, y en esta época del año no hay tanta gente como puede llegar a haber en verano, por ejemplo.

Una idea que podríais añadir a este viaje sería llegar a Finisterre, realmente creo que es algo que se debería hacer, son cuatro días más caminando, y esta ciudad pesquera es espectacular. Tiene unas playas y un paisaje increíble, además de su famoso faro desde donde se ven atardeceres preciosos, y su peculiar aroma a mar.

Ya de paso añadiré un último destino que me gustaría destacar, las islas Cíes. Es un parque natural situado en Vigo en el que no caben más de 2.000 personas, unas islas llenas de calma en las que te puedes relajar después de los duros días de caminar ya que ¡te lo mereces!

Repito que un viaje así deberíais hacerlo, es una buena experiencia diferente al resto de viajes, ya que aparte de cultura, hay naturaleza. Y el motivo puede ser por diferentes causas, tanto turístico, como deportivo, como de peregrinación, ocio,… ¡todo el mundo está invitado a  hacerlo!

RE_P1040516.jpg_369272544

RELACIONADOS