Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


El camino de las derrotas

Búscalo, búscalo hasta que te quedes sin aliento, hasta que te sangren los pies, hasta que te lloren los ojos, búscalo una y otra vez, dentro y fuera de ti, de día, de noche, búscalo solo o ayúdate de alguien, pero no pares de intentarlo, no hasta que lo hayas encontrado, hasta que no sepas que es aquello que te hace seguir adelante, sin cesar, camina. Camina con decisión, siempre habrá algo que te mueva por dentro, que te guíe en esta empresa que es la vida, quizá sea un sueño, o un reto, o un amigo, o un amor, o una promesa, eso no es lo que importa, sino que halles esa fuente de coraje y de confianza que te lleve siempre por el camino hacia el éxito.

treadmill-1201014_960_720

El camino de las derrotas

La suerte de contar con esa fuerza que mana hacia tu interior reside en que los obstáculos que puedas encontrar en tu sendero sean pequeñas espinas y no grandes desfiladeros. Eso no significa que no vayan a entorpecerte, no significa que no te hagan daño, son púas, quedarán clavadas a tu piel, te harán sangrar y tú tendrás dudas, dudarás al ver cómo dejan por tu cuerpo y mente heridas que parecen no cicatrizar jamás, no importa, de verdad, tan sólo son recuerdos, huellas de las dificultades que vas a tener que superar para llegar a lo más alto, y para cuando estés en la cima del mundo, de tu pequeño pero particular mundo, y mires hacia atrás y veas todo el recorrido que has conquistado en tu ascenso a la cima, verás que la tierra no es tan grande como parece.

Siempre vas a encontrarte con momentos difíciles, aquellos en los que sentirás que no tienes apoyo alguno, aquellos en los que todo a tu alrededor se atará a tu garganta volviéndose un nudo asfixiante, aquellos en los que incluso podrás llegar a sentir que eres un completo extraño entre tanto desconocido. No pasa nada, sabes que la vida, por ser precisamente lo que es, no podía ser sencilla, no tienes que temerla, no tienes que sentirte ahogado, no tienes que renunciar a tus sueños por una tragedia, no si encuentras ese pilar en tu día a día, ese sustento, esa mano que tire de ti cuando estés exhausto, esa palmada en la espalda, ese empujón desde atrás.

Hay dos tipos de caminos que definen la persona que eres, el camino de los victoriosos, y el camino de aquellos que nunca se sienten derrotados.

@Jota_PrietoAbia

Imagen| Pixabay

RELACIONADOS