Cultura y Sociedad, Historia 


El camino de España hacia la Unión Europea

Ahora que se ponen tan en entredicho las acciones de la Unión Europea es bueno conocer como nuestro país entró en esta organización supranacional y desde cuándo lo intentó pues, aunque España se convirtiera en miembro de pleno derecho de la UE en 1986, el camino recorrido para llegar a ese punto no fue tan corto ni tan fácil como se pueda llegar a pensar.

Bandera de la Unión Europea

Bandera de la Unión Europea

En 1957 se creó en España una Comisión Interministerial para el Estudio de las Comunidades Económica y Atómica Europea (CICE) cuyo cometido sería allanar el terreno en el campo legislativo nacional para adaptarse poco a poco a las leyes que se promulgaban desde el ámbito europeo. Aunque la CICE fue poco operativa, al año siguiente se consiguió entrar en la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE) marcando el inicio de la integración en Europa de nuestro país. Ese mismo año España entraría a formar parte del FMI y del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento.

En 1962 se solicitaría formalmente la entrada en la Comunidad Económica Europea.

El rechazo a la integración española fue total por parte de los países europeos ya que la dictadura liderada por Franco no contaba con ningún rasgo democrático, factor que no encajaba con las democracias continentales. Pese a la negativa inicial, en 1964 se reiteró la solicitud de asociación a la organización europea por parte de España. Esta vez Europa abrió unas negociaciones con el Estado español pues había políticos europeos, como Erhard (Canciller de la República Federal Alemana), que afirmaban que las Comunidades Europeas no estaban completas sin España. Las negociaciones se llevaron a cabo desde 1965 hasta 1970 y pretendían definir las relaciones de España con las Comunidades Europeas, especialmente difíciles no sólo por el hecho de que nuestro país fuera una dictadura si no porque la agricultura española era más potente que la francesa y la italiana. En 1970 se firmaría un Acuerdo Preferencial que acercaría a España al grupo europeo.

En 1977 el gobierno democrático de Adolfo Suárez solicitó unas nuevas negociaciones con las altas esferas europeas de cara a presentar la adhesión final de España. Estas nuevas negociaciones se abrirían al año siguiente impulsadas también por nuestro país vecino, Portugal, que también deseaba la integración de su nación en el ámbito europeo.

En 1980 el presidente francés Giscard D’Estaing generó un parón en las conversaciones para adherir a España a la CEE pues la Política Agraria Común debía revisarse según los intereses franceses para que los galos no se vieran afectados con la entrada de los españoles en la Comunidad Económica. Dos años más tarde sería el nuevo presidente francés François Mitterrand el que se mostraría reticente ante la adhesión española.

Firma del tratado de adhesión a la C.E.E.

Firma del tratado de adhesión a la C.E.E.

Hubo de hacerse un estudio sobre las repercusiones que la posible integración de España y Portugal traería a las instituciones europeas.

Finalmente y tras ceder en poder agrícola para adaptarse a Europa, España conseguiría su ansiada adhesión en 1985 pues el Consejo Europeo ratificaría el acuerdo entre las partes. Se firmaría el Tratado de Adhesión que se haría efectivo el 1 de enero de 1986. Europa por fin se abría hacia el sur, añadiendo a la Península Ibérica dentro de sus fronteras aduaneras.

Vía| Historia de la Unión Europea, de los seis a la ampliación al este. Ricardo M. Martín de la Guardia, Guillermo A. Perez Sánchez, Editorial Arco, Mardrid, 2003

Imagen| Finanzzas, Educastur

RELACIONADOS