Economía y Empresa 


El cambio cultural de la organización

Las organizaciones cada vez más tienden a caracterizarse por su carácter dinámico, esto es, no son entidades estáticas sino que se desarrollan, evolucionan, se adaptan y en definitiva, cambian. La cultura organizacional por lo tanto es dinámica por naturaleza. La cultura organizacional puede cambiar como respuesta a cambios en el seno de la organización, de sus trabajadores, de su entorno, etc. No obstante, al hablar específicamente de cambio cultural, nos estamos refiriendo a un cambio planificado. La dirección de una organización puede modificar la cultura de la misma o parte de ella con el fin de que ésta se adapte y sea consecuente con los objetivos estratégicos de la firma.

 

A la hora de proceder al cambio de cultura existen dos enfoques:

  1. Cambio de arriba a abajo (Top-Down): en este enfoque, la alta dirección asume el rol de líder. La cultura puede ser cambiada a través de decretos/normas de conducta a observar o mediante el liderazgo y el ejemplo. A modo ejemplificador, pensemos en la organización que lleva a cabo una serie de atenciones para con los clientes más importantes. Esto da una idea de que se trata de una compañía orientada al cliente.
  2. Cambio de abajo a arriba (Bottom-up): este enfoque también recibe el nombre de participativo de cambio. En este caso, se involucra a los miembros de la organización en el proceso de cambio.

La siguiente tabla muestra las principales ventajas e inconvenientes de ambos enfoques:

En realidad, a la hora de llevar a cabo el cambio organizacional, las empresas a menudo optan por una combinación de los dos enfoques, de modo que éste sea más consistente y duradero.

 

Vía| Billy J. Hodge, William P. Anthony, L. M. Gales. Teoría de la Organización: Un enfoque estratégico.

Imagen| giancarloescalante calidad-gestion

En QAH| ¿Qué es la cultura organizacional?

RELACIONADOS