Historia 


El cambio climático que nos sacó de la Edad Media

El clima es un factor dinámico que desde el origen de los tiempos ha alternado largos períodos fríos con períodos de recalentamiento. La variación de unos pocos grados de temperatura en el planeta genera cambios en la climatología, la vegetación o la vida animal y por supuesto afecta a los seres humanos.

A lo largo de la historia ha habido numerosos cambios climáticos, como por ejemplo las conocidas glaciaciones que provocaron la aparición de los primeros homos o las que vivió el hombre de Neandertal. Los numerosos testimonios escritos y arqueológicos atestiguan la existencia de episodios climáticos anómalos, quizás el más famoso de todos ellos sucedió en la Edad Media, continuándose durante la Edad Moderna.

El llamado: Período Cálido Medieval (PCM), Clima Optimo Medieval o Anomalía Climática Medieval.

Un periodo climático que varios estudios coinciden en situar entre el siglo VIII y el siglo XIV. Un periodo que coincide con un aumento de las cosechas y de la población. En este período, la producción agrícola de Europa había aumentado de forma constante. Aunque localmente había habido escasez de alimentos, lo que provocaba hambrunas, el nivel de vida en Europa occidental en su conjunto había mejorado bastante, aún a pesar de que la población había aumentado constantemente.

Es difícil saber cuáles fueron las causas que provocaron el aumento de las temperaturas durante ese período (se calcula una media de entre 1 y 2 grados). Pero durante esta época, este hecho provocó cosechas muy estables y abundantes, además del aumento de la superficie de cultivo en zonas del norte del continente. La población de campesinos pasó de 40 a 60 millones y las enfermedades se redujeron debido a las buenas cosechas. El aumento de la temperatura en Groenlandia permitió el retroceso de los glaciares y, con ello, la conquista de esas tierras. Se extendió el cultivo del olivo y la vid mucho más al norte o se retiraron glaciares de los Alpes pudiendo ser explotadas minas que en la actualidad cubre la nieve. Comienzan a producirse desplazamientos de poblaciones hacia el norte de Europa, alentados por el aumento de las temperaturas y la posibilidad de cultivar en zonas hasta entonces inaccesibles. A finales del siglo XI, Inglaterra tenía 1,4 millones de habitantes, mientras que a comienzos del XIV había alcanzado los 5 millones. O en el territorio francés la población pasó de 6,2 a 17,6 millones de habitantes.

Esta mejora climática fue una de las causas del crecimiento económico que se produjo durante el feudalismo y que daría paso al gran comercio medieval o al desarrollo de la cultura vikinga.

Especialmente en el norte y centro de Europa, temperaturas más suaves y lluvias menos violentas provocaron (junto a nuevas técnicas de arado, la rotación de cultivos, el yugo para los bueyes, la deforestación de bosques, el desecado de pantanos…) un aumento de las cosechas, una de las causas del aumento de excedentes (y comercio) y de la bajada de los índices de mortalidad.

Pero partir del siglo XIV, la situación cambia totalmente y comienza lo que se ha denominado la Pequeña Edad de Hielo que llegará hasta el siglo XIX, con los siglos XIV y XVII como los más fríos y húmedos. Conocemos del siglo XIV los famosos años malos de los documentos que, ya por frío (especialmente heladas tardías) como por lluvia (excesiva, especialmente en verano, que no dejaba madurar el cereal), produjeron un espectacular ciclo de malas cosechas que, junto a las guerras y las epidemias de peste, crearon la famosa crisis del siglo XIV. La propia peste se transmitía mejor en medios húmedos como los que se sucedieron entonces. La pulga de la rata (su principal portador) vive entre 15 y 20 grados con humedades relativas del 90%.

En cuanto a las causas que explicarían estos fenómenos se suelen manejar numerosas teorías (posiblemente su explicación final sea la conjunción de varias de ellas).

Cambio climático

Crédito: W. Commons

Si uno o dos grados de temperatura nos hicieron salir de una de las etapas más oscuras de la humanidad o sumergirnos en un período de hambrunas y enfermedades en la Edad Moderna, ¿qué será capaz de hacer el aumento progresivo de las temperaturas que sufrimos actualmente? En nuestro caso, el cambio climático, no está provocado por motivos naturales sino que viene causado por la acción del hombre. Por motivos laborales he tenido la oportunidad de asistir recientemente (gracias a Global Forest Coalition) a un acto organizado por organizaciones no gubernamentales que tuvo lugar de forma paralela a las negociaciones sobre cambio climático de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático,  acto durante el cual  pude tomar, aún más, conciencia de algunos de los efectos inmediatos del cambio climático que sufrimos.

Vía| Dave MeleriHistoriArte

Más información | DESCRIPCIÓN, ANÁLISIS Y CONSECUENCIA QUE TUVO EN LA NAVEGACIÓN DE LA ÉPOCA, EL ÓPTIMO CLIMÁTICO EN LA EDAD MEDIA.

Fuentes | Dave Meler, Imad el Bali

Imágenes | W. Commons, Diariocrítico

RELACIONADOS