ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

El caballo que se convirtió en senador de Roma

 

Dentro de la serie Animales que han hecho historia:

Incitatus (12-41 después de Cristo)

Estatua de marmol de Calígula con su caballo Incitatus

Estatua de marmol de Calígula con su caballo Incitatus

La historia nos ha legado a los profanos en la materia la tiranía y los vicios que caracterizaron el gobierno de Calígula al frente del Imperio Romano (37-41 de nuestra era) Una grave enfermedad del emperador, ocurrida al poco de llegar al poder, comenzó a manifestar la semblanza negativa de Calígula. Dicha dolencia habría sido el motivo para explicar la auténtica imagen de este cruel gobernante. Y uno de sus mayores delirios le llevó a adorar hasta el extremo a un caballo de nombre Incitatus (impetuoso)

De origen hispano, el nombre original del semental era Porcellus (cerdito), apelativo que el emperador consideró impropio. Era tal la admiración de Calígula hacia su mascota equina que la llegó a nombrar cónsul de Bitinia (territorio al norte de Turquía) en una actitud de claro menosprecio hacia las instituciones y senadores de Roma durante su reinado, más que por su demencia.

Incitatus era un caballo de carreras que llegó a participar en las competiciones celebradas en el hipódromo de Roma. Para conseguir que el equino estuviera descansado, la noche previa a la carrera Calígula decretaba un silencio general en Roma que ningún ciudadano podía violar bajo pena de muerte. Y hasta llegaba a dormir con él.

Si el animal se mostraba nervioso en los prolegómenos de la competición, el emperador enviaba una cohorte de su guardia pretoriana a un determinado barrio de Roma con la intención de castigar a quien osara perturbar su descanso. Varias fuentes legan que Incitatus solo llegó a perder una carrera de competición en su vida, tras la que el emperador demente ordenó la muerte del auriga vencedor.

Calígula ordenó construirle una caballeriza de mármol con pesebres de marfil para su uso exclusivo. Más tarde, le regaló toda una villa con sus jardines y 18 sirvientes a su disposición para que cuidaran de él. Erigió, asimismo, una estatua de marfil en su honor. Incitatus se alimentaba de copos de avena mezclados con oro. En las cenas, el emperador le ofrecía vino servido en copas de oro y manjares como ratones, calamares, mejillones y pollo. Incluso le llegó a encontrar una esposa. Pero no era una yegua al uso como se podía suponer, sino una mujer llamada Penélope, que pertenecía a una de las familias más nobles de Roma.

El caballo adorado por el emperador vestía con tintes púrpuras, los más caros, y siempre se presentaba en público engalanado con joyas y piedras preciosas. Calígula consideraba a Incitatus como “una combinación de todos los dioses” y lo adoraba como tal. No cabía duda. Su delirio le llevó a ser asesinado por la guardia pretoriana en el año 41, y con el fin del emperador loco, también Incitatus expiró su último aliento.

 

En colaboración con QAH| Lugares con historia

Vía| Historia Universal. Edad Antigua. Roma; Julio Mangas.

Más Información| Historia y vida de los Césares; Suetonio, Los doce Césares. Del mito a la realidad; Régis F. Martin.

Imagen | La Guarida de Viriato

Javier Ramos Escrito por el abr 13 2013. Archivado bajo Cultura y Sociedad, Historia.





CONOCE AL REDACTOR

Javier Ramos

Twitter
Javier Ramos

Periodista, bloguero de historia y viajes.

Licenciado en periodismo por el CEU San Pablo.

Experto en protocolo por la UNED y community manager.

He trabajado en medios como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16.

Autor del blog Lugares con historiaVer perfil completo
Acceder |