ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

El boticario y el lupanar de Pompeya

Fresco en el lupanar de Pompeya

Fresco en el lupanar de Pompeya

Pompeya fue enterrada por el Vesubio en agosto del año 79 y aquella tragedia para los hombres de entonces supone para nosotros una fuente gloriosa de información, que de otro modo no tendríamos a nuestro alcance de modo tan claro y completo. Allí tenemos desde las grandes construcciones y casas perfectamente conservadas, hasta detalles casi cómicos, como el que nos ocupa.

El boticario de Pompeya, poco antes del desastre, debía ser un hombre sumamente sagaz, ya que instaló su despacho justo al lado del lupanar, uno de los lugares más famosos y concurridos de Pompeya, entonces, y sospecho que ahora mismo también. Este famoso burdel, que no era el único del lugar, tenía dos pisos y sus paredes estaban decoradas con pinturas eróticas, aunque también hay que dejar claro que este tipo de dibujos no eran exclusivos de este lugar sino que poblaban la ciudad romana, dentro y fuera de los edificios.

En cualquier caso, el boticario debió pensar que el lugar era adecuado para el negocio ya que por una parte la zona, que en realidad no era una calle principal, tenía un buen tráfico de gente y además un prostíbulo que siempre es fuente de una serie de males y enfermedades venéreas que a la postre suponen trabajo y beneficio para un boticario.

Lupanar de Pompeya

Lupanar de Pompeya

Pero toda moneda tiene dos caras y el pobre boticario sufría las equivocaciones de los visitantes del lupanar. De noche y a menudo después de haber bebido más de la cuenta, eran muchos los que se equivocaban de puerta, a pesar de que la pared de la botica tenía dos serpientes enormes pintadas, emblema ya entonces del gremio.

El boticario se levantaba e iba a atender, esperando que fuera una urgencia relativa a su negociado, pero a menudo eran hombres buscando compañía femenina, es decir, buscando el lupanar. Tal fue el hartazgo de aquel hombre que acabó por poner una inscripción clara en su pared: “Gente ociosa y trasnochadora, pasa de largo. Lo que buscas está en la otra puerta. Aquí se viene después por el remedio”.

Como decía, toda moneda tiene dos caras y bien lo sabía aquel boticario romano que viéndose obligado a poner el correspondiente aviso, no perdió la oportunidad de hacer algo de publicidad en el mismo y recordar que allí estaba él para solucionar los males que acecharan al cuerpo después del paso por el entretenido y concurrido local colindante.

 

En colaboración con QAH| Curistoria

Vía| En el país del arte, de Vicente Blasco Ibáñez

Imagen| Guías-Viajar

Escrito por el oct 25 2013. Archivado bajo Cultura y Sociedad, Historia.





CONOCE AL REDACTOR

Manuel J. Prieto

Twitter

Ingeniero en Informática y MBA por una escuela de negocios, entre sus muchas aficiones se encuentra la historia.

Autor del blog Curistoria, ha publicado varios libros técnicos y de historia así como varios relatos.

Colabora de manera habitual con varios medios digitales y en diferentes programas de radio (Onda Cero y Punto Radio).

Es ponente y profesor en diferentes cursos organizados tanto por universidades como por entidades privadas.

  Ver perfil completo

dontknow

Acceder |