Especial El Bosco, Patrimonio 


El Bosco: Tríptico de Santa Wilgefortis

El tríptico que nos planteamos analizar en este artículo especial del Bosco, está inmerso en multitud de debates; no solo desde su cronología, sino también desde su propia iconografía. Sin duda esta obra de Jheronimus Bosch, no siendo una de las más célebres y conocidas, posee varios elementos que la confieren un carácter particular.

Tríptico de Santa Wilgefortis

Una vez más, nos volvemos a encontrar con el uso del tríptico sobre tabla en la obra del Bosco. En esta ocasión, el tema principal representado es el martirio de una santa; y digo una santa, sin especificar decididamente su nombre, dado que existen controversias acerca de su identificación. La gran mayoría de los estudiosos la señalan como Wilgefortis, una santa muy conocida en Alemania y Centroeuropa durante la edad Media y Moderna, pero que sin duda hoy es casi desconocida. Lo curioso de esta santa es su historia; cuenta la leyenda que Wilgefortis era hija de los reyes paganos de Portugal, y que sin el consentimiento de sus padres, fue convertida al cristianismo donde realizó voto de castidad. Cuando su padre la prometió en matrimonio con el rey siciliano, Wilgefortis pidió a Dios que la ayudara para que su marido la repudiara. Ante tal petición, Dios la hizo crecer una frondosa barba. Cuando el rey de Portugal se percató de ello, la hizo crucificar.

Santa Wilgefortis (Museo de Neunkirchen, Saarland)

Santa Wilgefortis (Museo de Neunkirchen, Saarland)

Por otro lado, podemos estar ante un error iconográfico, tal y como sostienen varios estudios. No un error atribuido al Bosco, sino a la propia historia que se crea sobre la santa Wilgefortis. Es posible que su representación en verdad sea la de Cristo crucificado, un Cristo ataviado con la indumentaria de origen bizantino (con túnica larga y diadema). Una confusión que pudo causar en la época para identificarlo con la imagen habitual del crucificado “más occidental” donde no lleva ese tipo de vestimenta. A raíz de esta malinterpretación es posible que se creara la leyenda de la santa Wilgefortis.

Centrándonos en concreto en la Wilgefortis pintada por el Bosco, volvemos a encontrarnos teorías enfrentadas. Dado que en la santa pintada por el artista flamenco apenas se percibe la barba -no como en otras representaciones de la misma Wilgefortis-, se ha querido apuntar a la idea de que el Bosco quiso retratar otras Santas, que van desde Santa Liberata hasta Santa Julia.

Tablas izquierda y derecha del Tríptico.

Tablas izquierda y derecha del Tríptico.

Analizando la iconografía del tríptico, en la tabla central, nos encontramos la crucifixión de Wilgefortis, y alrededor de la misma, diversas figuras con gesto de perturbación, incluso observamos un desmayo. Cabe reseñar la posibilidad de que el Bosco borrara deliberadamente las dos figuras de los donantes, que irían representadas delante de la cruz. Tal vez, el artista no recibiera el dinero estipulado, y una vez finalizada la obra les eliminase de la escena.

A su vez contamos con dos tablas más, en la tabla de la izquierda vemos un mundo en llamas, evocando de nuevo a ese posible infierno; donde además aparece en meditación el identificado como San Antonio Abad. Por otro lado y en contra posición, en la tabla de la derecha, vemos un mundo con edificios casi celestiales, donde al fondo vemos como varios barcos se están hundiendo en el mar. También nos encontramos representadas dos figuras, correspondientes a un monje y un soldado.

En la actualidad esta pieza pictórica se encuentra ubicada en la Galería de la Academia de Venecia, donde se trata de averiguar la cronología exacta, problema que presentan casi todas las obras de este genial e inclasificable pintor. Pero si no puedes ir hasta Venecia, todavía estas a tiempo de visitarla en la exposición del Museo del Prado.

Más información| Preguntasantoral

Imagen| Tríptico santa WilgefortisSanta Wilgefortis (Museo de Neunkirchen, Saarland)Tabla izquierda del TrípticoTabla derecha del Tríptico

En QAH| Arranca el Especial ‘El Bosco: V centenario’; Jheronimus van Aken, el origen del Bosco; La exposición del V Centenario; La locura como temática en la obra del Bosco; Religión, reforma y superstición en la obra del Bosco; El Bosco: Visiones del Cielo y el Infierno; Animales, monstruos y criaturas fantásticas en El Bosco; El coleccionismo del Bosco en España; Mesa de los pecados capitales del BoscoLos monstruos que tiran del Carro de Heno; Curiosidades del pintor maldito.

RELACIONADOS