Cine y Series, Cultura y Sociedad 


El blanco y negro es el nuevo color

Después de ganar el León de Oro en el Festival de Venecia Roma la película en blanco y negro (B/N) dirigida por el mejicano Alfonso Cuarón ha acumulado premios y nominaciones: Goya a la mejor película iberoamericana, 4 Bafta incluidos los de mejor película y dirección y 10 nominaciones al Oscar. No es el único caso de películas en B/N que optan a premios este año o que triunfan ante el público y la crítica. Cold War (1918) también ha recibido el Goya a la mejor película europea y opta a 4 Oscar. La película está dirigida por el director polaco Pawel Pawlikowski  que sorprendió en 2013 con Ida, también rodada en B/N que fue agraciada  como mejor película con un  Oscar, un Bafta y un Goya. En España la original serie de Paco León Arde Madrid (2018) ha ganado el premio Feroz a la mejor serie comedia. Esta crónica en B/N de las andanzas de Ava Gardner en el Madrid de los 50 ya tiene asegurada una segunda parte en Movistar+.

Aunque las nuevas generaciones sientan cierta pereza por ver cine en B/N es indudable que el cine nació en B/N de la mano de los Hermanos Lumières allá por el año 1896 y que una parte importante de las obras maestras del cine están rodadas en B/N. El lenguaje cinematográfico se inventó con películas como El nacimiento de una nación (1915) o El Acorazado Potemkin (1925). La comedia se afianzó con Charlie Chaplin y La quimera de oro (1925) o con El maquinista (1927) de Buster Keaton. La ciencia ficción arrancó con Metrópolis (1927), el cine fantástico debe su origen a King Kong (1933) y el cine de terror no puede existir sin Frankenstein (1931). Si el primer western fue Asalto y robo de un tren (1903) fue John Ford con La Diligencia (1939) quien definió los códigos del género. El cine de aventura con El ladrón de Bagdad  (1924) y el drama con Avaricia (1924) mantienen su vigencia para los cinéfilos a pesar ser mudas y en B/N.

La primera película hablada El cantor de jazz (1927) también se rodó en B/N. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuál fue la primera película en color pero si hay consenso en considerar que el invento del Tecnicolor fue determinante para la implantación del color en el cine. Walt Disney con su cortometraje Flowers & Tree (1932) y sobre todo con Blancanieves y los siete enanitos (1937) fue de los primeros en utilizar el color revolucionando de esta manera el cine.  A partir de esa fecha las películas en color, en minoría, convivieron con las producciones en B/N. En musical fue el género que más rápidamente se decantó por el color sobre todo después del éxito de El mago de Oz (1939).

Hasta finales de la década de los 60, el B/N seguía siendo la opción preferida de los maestros del cine. Inclusive los movimientos cinematográficos que aparecieron después de la segunda guerra mundial utilizaron preferentemente el B/N. El neorrealismo italiano (1945-1950) con películas como Roma, ciudad abierta (1945) o El ladrón de bicicleta (1948) o inclusive directores que rompieron con ese movimiento como Federico Fellini con La dolce vita (1960) o Luccino Visconti con Rocco y sus hermanos (1960) no renunciaron al B/N.

El realismo poético francés (1930-1945) cuenta con magnificas obras maestras en B/N: La gran ilusión (1937), Amanece (1939) o Los niños del paraíso (1945). La nouvelle vague que nació como reacción al realismo poético a finales de los 50 y que se consolidó en la década de los 60 rodó gran parte de sus películas más emblemáticas en B/N: 400 golpes (1959), Hiroshima, mon amour, Al final de la escapada (1960), Jules y Jim (1961).

El Free cinema británico nació en 1959 y  se mantuvo hasta finales de los 60 apostando por el realismo social frente al academicismo clásico del cine teatral imperante. Son ya clásicos en B/N Sábado noche, domingo mañana (1960), Un sabor a miel (1961) o La soledad del corredor de fondo (1962).

En EEUU algunos géneros apostaron por mantener la fotografía en B/N como opción estética.

El cine negro cuenta con algunas de las mejores películas del 7º Arte que los aficionados recordamos en B/N: El halcón maltés (1941), Perdición (1944), Laura (1944) El sueño eterno (1946), Gilda (1946), Retorno al pasado (1947), El crepúsculo de los dioses (1950), La jungla del asfalto (1950), Sed de mal (1958)… la lista es casi interminable.

Algunos prestigiosos maestros del cine han combinado películas en color con producciones en B/N: Alfred Hitchcock, John Ford, Howard Hawks, Otto Preminger o Stanley Kubrick. Otros prácticamente no han filmado en color como Orson Welles.

A partir de la década de los 70 se impone el cine en color y sólo algunas películas se atreven con el B/N. Esta opción se vio premiada por la crítica y el público en casos muy especiales: El jovencito Frankenstein (1974) de Mel Brooks, Manhattan (1979) de Woody Allen, El hombre elefante (1980) de David Lynch, Toro salvaje (1980) de Martin Scorcese, La lista de Schindler de Steven Spielberg, La lista blanca (2009). The artist (2011).

En España la última gran sorpresa fue Blancanieves (2012) de Pablo Berger que se llevó 10 premios Goya por su película muda y en B/N.

Imagen| Roma

Vídeo| Cold WarMetrópolisEl mago de OzLa dolce vitaAl final de la escapada, GildaLa lista de SchindlerBlancanieves   

RELACIONADOS