Jurídico 


“El Balotaje” o la segunda vuelta electoral

Como todos sabrán hace un par de semanas tuvieron lugar las elecciones presidenciales francesas, aunque lo correcto sería decir que tuvo lugar la segunda vuelta electoral, ya que las elecciones francesas tienen lo que nosotros llamamos “dos vueltas”, ¿Qué es esto? Aunque curioso, simplemente es otro tipo de sistema electoral, conocido como balotaje o segunda vuelta electoral, en los que las elecciones tienen dos vuelta o votaciones. Analicemos mejor este sistema electoral.

Este sistema electoral es muy típico en países de latinoamérica, y en nuestra vecina Francia. El sistema tiene un único fin, que es el de conseguir que el nuevo presidente cuente con el respaldo de la mayoría de los votantes, es decir, mas del 50% de los votos. ¿Como se consigue? En la primera vuelta, los ciudadanos eligen de entre todos los candidatos y se constituye el parlamento con los diputados que cada partido obtenga. Y es en la segunda vuelta cuando este sistema cambia dependiendo del país en el que nos encontremos.

En países latinoamericanos es típico que los partidos deban obtener un tanto por ciento de votos para que no sea necesaria la segunda vuelta, por ejemplo en Costa Rica, sólo hace falta un 40%, mientras que en Perú se necesita un 50% de votos. Pero por ejemplo en nuestra vecina Francia se necesita que algún partido obtenga la mayoría absoluta para no recurrir a la segunda vuelta. De no cumplirse estos requisitos, se recurre a la segunda vuelta electoral, ahora con mas consenso entre los diferentes países que usan el balotaje, son los dos candidatos mas votados, los que acuden a esta elección.

En esta segunda vuelta, estos candidatos deben obtener el voto de los candidatos que no se presentan para obtener una mayoría que les permita gobernar, de modo que el mas votado en esta segunda vuelta, será el presidente, y además contará con el apoyo de una amplia mayoría de la población, ya que lo abran votado al menos el 50% de los votantes.

Pero este sistema, aunque otorga una mayoría legitimada por sus votantes, en cambio no tiene ese efecto en el parlamento, ya que el parlamento está constituido ya desde la primera vuelta. Un ejemplo: Hollande ganó la primera vuelta, lo que le otorgaba una mayoría parlamentaria, pero y si hipotéticamente Sarkozy hubiese conseguido los votos de Le Pen, lo que habría hecho al conservador vencedor en la segunda vuelta, luego Sarkozy habría sido el nuevo presidente, pero seguría sin tener la mayoría en el parlamento, lo que de no pactar con Le Pen, o incluso pactando con ella, podría dar el caso de no llegar a la mayoría existiendo un problema grave de gobernabilidad como bien explica el experto Chasquetti.

En definitiva, este sistema nos otorga un presidente legitimado por el pueblo que lo vota mayoritariamente, pero en cambio también nos puede otorgar un presidente con problemas de gobernabilidad de no vencer en la primera vuelta y no obtener los apoyos necesarios.

Imagen | Oppa Noticias

RELACIONADOS