Cultura y Sociedad 


El asesino en serie

La figura del asesino en serie ha despertado siempre el interés del público por su especial carácter macabro y tenebrosidad, de este modo ha sido muy recurrida en la cinematografía en la que se han realizado numerosas películas basadas en casos reales de asesinos seriales.

Película basada en BTK, un conocido asesino serial

Película basada en BTK, un conocido asesino serial

Antes de todo definamos qué se entiende por asesino en serie hoy en día, pues este es un concepto que ha variado en el tiempo. Actualmente se aplica este término al sujeto que ha matado al menos a tres individuos en momentos temporales y lugares distintos, viendo con claridad que cada uno de estos crímenes se ha llevado a cabo en escenarios diferentes. Es importante contar con que entre cada crimen se ha producido el llamado enfriamiento, es decir hay un lapso temporal en el cual el asesino ha saciado su impulso homicida y éste aparece de nuevo distintamente del otro suceso, es decir, es un periodo en el cual vuelve a su rutina cotidiana y lleva una vida dentro de su normalidad.

Hay que ser cautos y no confundir a los asesinos seriales con los asesinos en masa, pues estos últimos son aquellos que en un mismo acto y escenario, acaban con la vida de un número elevado de víctimas, por ejemplo mediante la colocación de un artefacto explosivo. Es más fácil confundirlos pues con los asesinos itinerantes o spree killers, en este caso el homicida no deja pasar ese lapso temporal conocido como enfriamiento entre las distintas muertes, este tipo de asesinos acaban con la vida de múltiples personas en un corto periodo temporal en dos o más lugares diferentes.

En la definición del asesino en serie, parece muy relevante el hecho de que acabe con la vida de tres o más personas, sin embargo, lo que verdaderamente caracteriza a esta tipología de asesinos es el concepto “serial”, que hace referencia al inicio de una carrera homicida que seguirá en el tiempo. Esta sucesión de crímenes presenta ciertos desencadenantes que provocan en el sujeto el deseo homicida e inician la preparación y realización de un nuevo homicidio. Dichos desencadenantes pueden ser imágenes, recuerdos, cualquier cosa que motive al sujeto a cometer estos actos, cuyo ánimo de matar del que se alimentan se mantiene en su fantasía, en su cabeza, acrecentando su compulsión día tras día.

Imagen real de Ted Bundy, conocido asesino en serie.

Imagen real de Ted Bundy, conocido asesino en serie.

Los motivos que pueden llevar a cometer estos asesinatos son muy diversos, pero podrían agruparse en cinco bloques, según los criminólogos James Fox y Jack Levin, que son: el poder o control, cuando el individuo disfruta teniendo en sus manos el control de la vida o la muerte de las víctimas; la venganza, cuando se centra en un grupo en concreto por motivos personales; lealtad a un grupo o una persona en particular; el lucro, por ejemplo las conocidas como viudas negras; o el terror, atemorizar a la población para la consecución de sus metas. El criminólogo Vicente Garrido añade una sexta categoría que encuentra demasiado importante para incluirla en la categoría de poder o control y le da autonomía propia. Ésta es el móvil sexual o sádico, es el disfrute sexual o vejación mediante tortura de las víctimas.

 

Vía| Wikipedia

Más Información| Garrido, V. (2007) La mente criminal. Madrid: Ediciones Planeta Madrid, S.A.

Imágenes| Ted Bundy, Caratula BTK

RELACIONADOS