Patrimonio 


El artista y la musa: Dante Gabriel Rossetti y Jane Morris

‘I cannot say that Rossetti’s presence was enlivening [in his later years]. My most representative recollection of him is of his sitting beside Mrs. Morris, who looked as if she had stepped out of any one of his pictures, both wrapped in a motionless silence as of a world where they would have no need of words. And silence, however poetically golden, was a sin in a poet whose voice in speech was so musical as his – hers I am sure I never heard.’
R.E. Francillon, Mid-Victorian Memories (1913)

Dante Gabriel Rossetti

Dante Gabriel Rossetti

La obra de Dante Gabriel Rossetti no puede entenderse sin la influencia de sus dos grandes musas: su mujer, Elizabeth Siddal, y Jane Morris, el amor de su vida. Ambas marcan un antes y un después en la pintura y la poesía de Rossetti, miembro fundador de la Hermandad Prerrafaelita y poeta atormentado. Al igual que el resto de mujeres de su obra, Elizabeth y Jane encarnan un modelo de gran belleza física, de piel blanca y cabello de color intenso, labios carnosos y cuello esbelto. Pero, mientras Elizabeth atrapó a Rossetti en un matrimonio sin amor, Jane se convirtió en la obsesión del pintor hasta el día de su muerte.

La relación entre Gabriel y Jane quedó marcada desde su primer encuentro en el Teatro Real Drury Lane, en 1857, cuando el pintor, prendado de la belleza de la joven, le pidió que posara para él. Jane no aceptó, pero más tarde se convirtió en la musa de otro de los miembros de la hermandad, Edward Burne-Jones. Con el tiempo, la joven modelo prerrafaelita comenzó a posar también para Rossetti, de quien ya estaba enamorada. Sin embargo, el pintor ya se había comprometido con Elizabeth, con quien tenía una tumultuosa historia de amor y a quien había retratado en multitud de ocasiones.

A pesar de que Rossetti fue infiel a Elizabeth con Jane, nunca la abandonó por ella. La joven contrajo entonces matrimonio con William Morris, creador del movimiento Arts & Crafts. Morris amaba a Jane, sobre quien escribió ‘I cannot paint you, but I love you’, quizá un gesto romántico para recuperar el amor de su musa frente a Rossetti.

En 1862, Elizabeth falleció por una sobredosis de láudano. La muerte de Lizzie atormenta al artista y le lleva a pintar Beata Beatrix (c. 1864-1870) para quien fuera su primer amor. La oscura pasión de Rossetti le conducirá más tarde a la triste exhumación del cadáver de Elizabeth para recuperar los poemas que había sepultado con ella. Es entonces cuando comienza la verdadera historia de amor entre Rossetti y Jane.

Proserpina (1878)

Proserpina (1878)

La obsesión de Rossetti por la sensualidad de Jane le lleva a retratarla como personajes partícipes de un amor trágico, como eco de su propia relación con la modelo. Obras como Pandora (1878) o Proserpina (1871) se iluminan con la presencia de la modelo, que eclipsa a diosas y heroínas. De ambas pinturas puede extraerse cierta simbología aplicable al amor entre Rossetti y Jane. Proserpina es separada del lado de su madre y raptada por el enamorado Hades de la misma manera que la modelo traiciona a Morris con el pintor. Por su parte, Pandora es a la vez una criatura inocente y peligrosa que es capaz de provocar grandes desgracias a los hombres. En el caso de Jane, es su belleza lo que conduce a la perdición a Rossetti, que en vida nunca pudo descifrar el enigmático misterio que fue Jane Morris.

 

Vía| Pre-Raphaelite Sisterhood Art Magick

Más información| PRETTEJOHN, Elizabeth. Rossetti and His Circle. Nueva York, Stewart, Tabori & Chang, 1998

ALONSO POZA, Paula. Prerrafaelismo: literatura e imagen. Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2014

Imagen| Jane Morris, Dante Gabriel Rossetti, Proserpina

RELACIONADOS