Cultura y Sociedad 


El artículo que no quisiera escribir

Fronteras de pensamiento.

En el año 2015 publiqué un artículo acerca de la principal crisis humanitaria de los últimos 70 años. Al año siguiente, analicé en varias oportunidades lo que ocurría y hoy tristemente me movilizo, desde la escritura periodística, para visibilizar algo que los Medios de Comunicación global y local están ocultando.

¿Qué intereses están moviendo al mundo para no mostrar lo que está ocurriendo, para no exigir a las autoridades lo que deben resolver? ¿Acaso los muros, alambres, policías, han resuelto algo?

Hay esfuerzos denodados de muchos ciudadanos comprometidos que están dando su vida para ayudar y contener una situación desbordada.

El principal tema que debería centrar nuestra atención y acción es la gran cantidad de personas que se encuentran huyendo de conflictos en sus territorios y no tienen otra salida que buscar asilo en otro país. La muerte o la muerte mueve a una persona a llegar a vender parte de su cuerpo, órganos para pagar un pasaje a un lugar seguro y demás situaciones que deben enfrentar ante las atrocidades y la maldad humana.

Cientos de testimonios de importantes organizaciones alertan incansablemente sobre lo que está sucediendo. Médicos sin fronteras, Proactiva Open Arms, Save the Children, Unicef, ACNUR, organizaciones de ayuda a refugiad@s ya no saben cómo innovar el mensaje ante una masa de personas que en su rutina diaria no quieren ver la realidad.

Ha ocurrido en otros momentos de la historia donde la mayor complicidad del hombre ha sido la indiferencia y el silencio.

Hoy en día, la humanidad se encuentra vinculada y conectada de una manera como nunca antes había ocurrido. Las comunicaciones y, en especial, las redes sociales permiten conocer al instante lo que ocurre a gran distancia. Imágenes en fotografía y videos ilustran las realidades de aquí y allá. Se abre la posibilidad de involucrarse y pensar más en el otro, pero también de mostrar todo desde una esfera más de una celebridad y egocentrismo que se queda en lo efímero.

Hasta hace un tiempo la gente al menos compartía más las noticias de esta terrible realidad, se solidarizaba, compartía en sus redes y hacía donaciones. Ahora muchos creen que haciendo la mirada a un lado el problema se soluciona mágicamente. La indiferencia es lo más triste que una persona puede hacer a otra. Actuemos. Toda contribución es importante aunque nos parezca pequeña.

Este artículo es una pequeña contribución a generar conciencia una vez más, aunque sólo unos pocos lo lean. Todos podemos hacer algo.

Si querés informarte de lo que está ocurriendo seguí las redes sociales de: Médicos sin Fronteras, Proactiva Open Arms, En Red SOS refugiados, Help Refugees, Unicef, Save the Children, UNHCR, causascomuns.org del fotógrafo Gabriel Tizón, entre otras.

Viralicemos el pedido de acciones concretas para ayudar a miles de niños, niñas, mujeres y hombres que se encuentran a la deriva ante un invierno cruento.

 

* Más información| Médicos sin Fronteras; Proactiva Open ArmsCausascomuns; Unicef; En Red Sos refugiados
* Imagen| Gabriel Tizón
* En QAH| El 2015 se va con la principal crisis humanitaria aún sin resolver; Que la palabra refugiado no nos canse;  Las Redes Sociales condenan la falta de humanidad y se convierten en protectores activos de los Refugiados;

RELACIONADOS