Cultura y Sociedad, Patrimonio 


El arte rupestre español Patrimonio de la Humanidad

Dentro de la denominación de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco existe un amplio abanico de lugares, pero en este caso trataremos el arte rupestre español declarado como tal, destacando la existencia de tres magníficos conjuntos.

     Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España. 

Ciervas Rojas en Covalanas (Cantabria)

La Cueva de Altamira fue el primer lugar del mundo donde se identificó la existencia de arte rupestre del Paleolítico Superior, destacando por sus famosos bisontes, uno de los elementos rupestres más conocidos.  Debido a su excepcionalidad en 1985 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Esta denominación fue ampliada en 2008, con la incorporaron al conjunto de otras 17 cuevas de la Cornisa Cantábrica (distribuidas por Asturias, Cantabria y País Vasco) destacando en el número y densidad de las cuevas decoradas que podían encontrarse.

De este modo, podríamos situar el arte de estas 18 cuevas en torno a 35.000 – 11.000 años de antigüedad, siendo por tanto un ejemplo representativo del arte rupestre desarrollado en Europa en este momento de máximo apogeo, donde destaca el realismo de los animales que encontramos pintados (bisontes, caballos, ciervos, manos, signos…), aunque también encontramos otras técnicas y estilos.

     Sitios de arte rupestre prehistórico del Valle de Côa y Siega Verde.

Grabado de caballo en Siega Verde

El Valle de Côa (Portugal) fue inscrito en la lista de Patrimonio Mundial en 1998, a lo que se adhirió en 2010 el conjunto de Siega Verde (Castilla y León) complementando así los valores ya reconocidos en el conjunto anterior.

Su peculiaridad reside en que se trata del conjunto al aire libre de arte paleolítico más relevante en la Península y uno de los más importantes en Europa, al igual que por su rareza y extensión, puesto que al aire libre apenas existen evidencias de arte rupestre, demostrando así que el arte rupestre no sólo se realizaba en cuevas.

Dentro de este, y a lo largo de los acantilados rocosos de los ríos Águeda y Côa, encontramos numerosos grabados de bóvidos, caballos o representaciones humanas de muy diversos tamaños, datadas en torno a 22.000 – 10.000 años. Su grandiosidad se puede apreciar en que únicamente en el lado español existen más de 94 paneles con más de 500 figuras.

      Arte Rupestre del Arco Mediterráneo.

Pinturas femeninas en Cueva de Cogul

El arte rupestre del arco mediterráneo fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998 gracias a una declaración conjunta de las diferentes Comunidades Autónomas implicadas –Cataluña, Navarra, Valencia, Aragón, Murcia y Andalucía- destacando así la exclusividad de la cuenca mediterránea de la Península Ibérica.

Actualmente es considerado como uno de los ejemplos de pinturas murales tardías en España y se encuentra situado a caballo entre el Epipaleolítico y el Neolítico (10.000 – 5.000 años), a la vez que es el mayor grupo de sitios con arte rupestre de Europa, de forma que el conjunto está formado por más de 700 sitios.

Al igual que en la mayoría de los casos el color predominante es el rojo y negro, pero su relevancia reside en sus representaciones, puesto que en ellas encontramos escenas de caza, de recolección, combates, hechiceros, figuras femeninas, antropomorfos… es decir, escenas de la vida cotidiana.

 

Vía| Cueva de Altamira y arte rupestre en el norte peninsular; sitios de arte rupestre prehistórico en el Valle de Côa y Siega Verde; Arte rupestre del Arco Mediterráneo

Más información| Cueva de Altamira; Ampliación de Cueva de Altamira; Lista de Patrimonio Mundial; Zona arqueológica de Siega VerdeArte rupestre mediterráneo.

Imágenes| Covalanas; Siega Verde; Cueva Cogul.

En QAH| “El descubrimiento de las cuevas de Altamira

RELACIONADOS