Patrimonio 


El arte del Período Clásico en el México Central

El período preclásico y clásico de Mesoamérica se dio entre el 1000 a.C. al 750 d.C., en la zona del Valle de México. Los inicios de este período se encuentran en la ciudad de Tlatilco, uno de los centros principales del preclásico. Pero a su vez, se desarrollaba el inicio de la primera arquitectura monumental, y la aparición de una de las civilizaciones más importantes de este período, la ciudad de Teotihuacán.

Pretty Ladies de Tlatilco

Pretty Ladies de Tlatilco.

Tlatilco, ciudad situada en las orillas del lago Texcoco, es una zona con influencia olmeca, reflejada principalmente en sus representaciones artísticas. La mayor parte del arte que se conoce de esta ciudad, son figurillas de cerámica, encontradas en las tumbas. Son figuras humanas de varios tamaños realizadas con una increíble maestría. Entre ellas encontramos representaciones de mujeres jóvenes desnudas de cintura para arriba, ataviadas con complejos tocados. Cuentan con anchas caderas, rasgo asociado a ritos de fertilidad, como las “Pretty Ladies”. Esta cultura también realizó representaciones monstruosas, como personajes de dos cabezas e individuos enmascarados. Entre estas cerámicas destacan “Las edades del hombre” y “la dualidad de Tlatilco”.  

Pirámide redonda de Cuicuilco

Pirámide redonda de Cuicuilco.

El período preclásico también es conocido por la aparición y el desarrollo de la primera arquitectura monumental del Valle de México. Entre esas primeras arquitecturas, encontramos la pirámide monumental de Cuicuilco, ciudad situada cerca del lago Texcoco. Se trataba de una pirámide redonda, con cuatro cuerpos concéntricos y una escalinata central. No se conserva nada de esta construcción, pues desapareció debido a la erupción del volcán Xitle. Otra de las arquitecturas importantes de este período es la plataforma de los danzantes, que se encuentra en Monte Albán, en Oaxaca. Es una plataforma revestida por unas piedras en las que se tallaron imágenes de personajes danzando, con labios carnosos, guardando un cierto parecido con las cabezas olmecas.

Teotihuacán

La ciudad de Teotihuacán.

Pero lo más destacable del período preclásico y clásico, es la aparición de la ciudad de Teotihuacán, del 500 a.C. al 750 d.C. El término “Teotihuacán” fue dado por los aztecas a esta fascinante cultura prehispánica, cuando llegaron a esas regiones alrededor del año 1320 d.C. El nombre significa “Ciudad de los Dioses o ciudad donde nacieron los dioses”, ya que creían que los dioses se habían reunido allí para crear el sol y la luna después de que el mundo y el universo fueran creados. La zona arqueológica de Teotihuacán está situada a unos 30 km al noreste de la Ciudad de México. Fue una de las primeras ciudades metropolitanas de Mesoamérica.

Las monumentales construcciones de esta ciudad se realizaron con la técnica del talud-tablero, estilo arquitectónico mesoamericano usado a menudo en la construcción de las pirámides. Se desconoce si esta forma constructiva es de origen teotihuacano o maya, ya que aparecieron al mismo tiempo. Este estilo consiste en la colocación de una plataforma recta, el tablero, y sobre ella, un muro pétreo inclinado en forma de talud, creando una sensación de movimiento.

Detalle de la representación de la serpiente emplumada en la pirámide de Quetzalcoatl

Detalle de la representación de la serpiente emplumada en la pirámide de Quetzalcoatl.

Se encuentran diversas construcciones en Teotihuacán, pero las más importantes son la Pirámide del Sol, la Pirámide de la Luna, y la Pirámide de Quetzalcoatl. La Pirámide del Sol es la construcción más grande de la metrópolis, considerada un lugar sagrado, porque en determinada época del año, el sol aparecía por el centro de la pirámide, considerado una manifestación divina. La Pirámide de la Luna es la segunda construcción más grande, y estaba destinada a realizar ceremonias en honor a sus dioses. La tercera pirámide más importante es la de Quetzalcoatl, o serpiente emplumada, dedicada a una de las deidades más importantes de Mesoamérica.

Hemos podido apreciar que este período de la cultura de Mesoamérica está marcado por dos grandes hechos, el máximo esplendor de la cerámica con su epicentro en Tlatilco, y la aparición de la arquitectura monumental con Teotihuacán. Una ciudad que, a pesar de su esplendor y actividad comercial, acabó incendiada, saqueada y destruida en gran parte, desconociéndose los motivos de este devastador suceso. Teotihuacán, metrópolis misteriosa, guarda muchos mitos precolombinos aún por descubrir.

https://youtu.be/_l0NWqTzn_c

Vía| GENDROP, P., Arte prehispánico en Mesoamérica, Editorial Trillas, México, 1970.

Más información| WESTHEIM, P., Ideas fundamentales del arte prehispánico en México, FCE, México, 1957.

Imagen| Pretty Ladies, Cuicuilco, Teotihuacán, Quetzalcoatl.

Vídeo| YouTube: Teotihuacán, misterios de la historia.

En QAH| El arte de las culturas formativas de Mesoamérica: los Olmecas

RELACIONADOS