Historia 


El arte de las mujeres

Yoko Ono

Relegadas a un segundo plano por su condición de mujer, de la docencia y de las academias pero no de los lienzos. Quizás si hablamos de Artemisia Gentileschi, Lee Krasner, Yoko Ono o Camille Claudel podemos desconocer de quien se tratan. Sin embargo, si hablamos de John Lennon, Jackson Pollock o Rodin cambia el asunto. Pues les reconocemos como grandes nombres de la pintura, escultura y música, como hombres que supusieron un antes y un después. Pero de sus compañeras artistas poco se habla en los libros de historia.

De manera extremadamente deliberada la mujer no era considerada como “apta” para recibir una formación artística de la misma manera que los hombres –hasta el siglo XX daba igual cual fuera la época en la que hubiera nacido-. Se tenía en estima la habilidad de la mujer para géneros como el paisaje o los denominados “géneros menores”. Pero los retratos, el género histórico o incluso el propio desnudo eran elementos inimaginables para que una mujer pintara. Pues no era “moral” que una mujer pudiera ver a un hombre desnudo que no fuera su marido o no estaba “capacitada” para recibir la formación específica. Debiendo resignarse al cuidado de la casa, los hijos o las labores que la fueran encomendadas.

No obstante, lógicamente existían mujeres artistas, muy capaces de ejecutar las mismas labores que los encargos. Era el caso de Camille Claudel, pareja de Rodin y que en un determinado momento llegó a eclipsar la fama del escultor. O Lee Krasner, que abandonó su prometedora carrera con la finalidad de centrarse en la carrera de Pollock, que si no hubiera sido por ella no habría llegado a ninguna parte. De Yoko nadie habla de sus persformans o los activismos que realizó a lo largo de los años setenta en pleno movimiento feminista. Solo se habla de la separación de los Beatles.

Debemos reconocer sin embargo, que muchas mujeres fueron relegadas a segundos planos, que sus obras en pocas ocasiones vieron la luz más allá de las paredes de su casa. O  que en otras muchas fue gracias a pseudónimos como conseguían exponer. El papel del hombre en estas épocas era fundamental, pues era el género dominante, sin embargo hubo hombres que consideraron a estas mujeres como lo que eran. Iguales. Y fue gracias a ellos como muchas recibieron formación, expusieron su obra o incluso la vendieron.

A modo de reflexión es interesante ver como de manera continua se liga la figura de estas mujeres y otras artistas en general a los triunfos o tragedias de las vidas de estos hombres. Es curioso también el hecho de cómo históricamente siempre ha sido así. No se habla de que gracias a la reina Cleopatra se consiguieron evitar las campañas romanas, sino que se recuerda que tuvo un “idilio” con un emperador romano. En la actualidad, numerosas activistas claman por derechos que parecen negados por causas de género, razones que aunque parezca que vivamos en una sociedad de globalización no son del todo justos e igualitarios.

El arte, en muchos casos no solo ha sido machista con las mujeres, sino que en numerosas ocasiones la ha borrado de la historia relegándola a planos tan secundarios como inexistentes. La prueba está en buscar cualquier nombre de alguna autora en libros de arte –cuales quiera- del siglo XVIII o XIV… Correcto, en pocos o muy pocos aparece un solo nombre femenino.

Lee Krasner

En la actualidad muchos son los discursos, las activistas que luchan desde su parcela para dar luz a estas mujeres. Internacional y nacionalmente hay que darlas voz, porque independientemente de que la historia la escriban los vencedores, las mujeres también vencieron.  Y al igual que los hombres se merecen su lugar y posición en la historia del arte.

Vía|Historia de mujeres, historias del arte. Patricia Mayayo

Imágenes| Yoko OnoLee Krasner

En QAH|Mujeres en la historia

RELACIONADOS