Historia 


El apunte histórico de la duquesa de Alba

Cayetana con su madre

Cayetana con su madre

El día 20 de noviembre se vuelve a remarcar en el calendario por ser el día en que fallece María del Rosario Cayetana Fitz- James Stuart y Silva, la XVIII duquesa de Alba, y la tercera mujer que obtenía el título ducal por derecho propio. En estos últimos días estamos recibiendo un aluvión de información que merece a esta figura tan mediática, por lo que en las siguientes líneas me decido a definir un breve apunte histórico que acompañan a esta carismática mujer.

El origen de la casa de Alba está ligado a la ciudad de Toledo. Tradicionalmente se consideraban descendientes del hijo del emperador de Constantinopla, Isaac Conmeno, que participó en la conquista de Toledo apoyando al rey Alfonso VI, aunque investigaciones más recientes, ligan su origen a la importante comunidad mozárabe de la ciudad.

I Duque de Alba, García Álvarez de Toledo y Carrillo de Toledo

I Duque de Alba, García Álvarez de Toledo y Carrillo de Toledo

Con el tiempo fueron adquiriendo un mayor protagonismo entre las familias nobles y un papel importante en la historia castellana. Es clave el siglo XV: en 1429, Gutierre Álvarez de Toledo (Arzobispo de Sevilla y Toledo) obtuvo de Juan II el señorío de Alba de Tormes (localidad cercana a Salamanca). En manos de su sobrino, Fernando Álvarez de Toledo y Sarmiento, pasó a ser un condado. En 1472, el rey Enrique IV lo elevó a ducado, por lo que el hijo del anterior, García Álvarez de Toledo, fue el primer duque de Alba.

Durante 3 siglos se perpetuó la casa de Toledo en el ducado, conocidos como los Alba Mayores, que tuvieron un gran peso político e histórico. Debemos mencionar las figuras de Fadrique Álvarez de Toledo y su implicación en la política de los Reyes Católicos, apoyando a Isabel en su lucha contra Juana la Beltraneja, y posteriormente en la conquista de Granada. Un lazo que perduró con Carlos I, ya que formó parte del Consejo de Estado y se le otorgó la dignidad de Grande de España. Su hijo, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, es conocido como el Gran Duque de Alba, ya que en los reinados de Carlos I y Felipe II se convirtió en uno de los hombres de confianza de la corona, ocupando así los cargos más importantes. Junto a este perfil político, también ha sido relevante su papel como General del ejército, obteniendo victorias fundamentales frente a protestantes alemanes (Batalla de Mülhberg) o sofocando la rebelión de los Países Bajos.

La casa de Alba fue adquiriendo numerosos títulos nobiliarios (aunque el ducado de Alba de Tormes siempre ha mantenido mayor reconocimiento). En este sentido destacaremos el papel de las duquesas de Alba. Mujeres que por herencia directa recibieron la titulatura de la casa. La primera fue María Teresa Álvarez de Toledo y Haro, la XI duque de Alba, considerada la “la más rica heredera de España” y a la que debieron buscar algún miembro destacado de la nobleza. Fue Manuel María José, de la casa de los Silva, quien obtuvo tal privilegio, ligando su linaje al ducado de Alba.

"La duquesa de Alba y la Beata", obra de Francisco de Goya, 1795 (Museo del Prado)

“La duquesa de Alba y la Beata”, obra de Francisco de Goya, 1795 (Museo del Prado)

Esta generación se acaba apenas medio siglo después con la XIII duquesa de Alba, María Teresa de Silva Álvarez de Toledo, al morir sin descendencia. No obstante merece la pena dedicarle un par de líneas, por guardar cierto paralelismo con Cayetana. Su mecenazgo hacia Goya ha pasado a ser uno de los episodios artísticos más recordados del arte español, la creación de una imagen que fue acorde con su fama e influencia, llegando a rivalizar con la reina del momento. Sobre el legado cultural os recomiendo la entrada que se ha dedicado en la sección de Patrimonio de QAH. Pero es que además tenemos un gran número de títulos que recibió al casarse y enviudar del máximo heredero de otra casa noble de gran relevancia, los Medina Sidonia, llegando a superar la media centena, y siendo la aristócrata con más títulos de Europa. Finalmente murió en 1802 a la edad de los 42 años de forma repentina. Bajo sospecha quedó Godoy, de quién pensaban que la había envenenado por orden de la reina, Maria Luisa de Parma. Su cuerpo fue exhumado hasta en dos ocasiones, y en la última, realizada en 1945, se determinó una meningoencefalitis de origen tuberculoso como origen de su muerte.

Al no tener descendencia directa, el ducado pasó por herencia a un primo segundo de la duquesa, Carlos Miguel Fitz- James Stuart y Silva, que pertenecía a la casa de los Fitz- James Stuart, familia surgida de un descendiente del rey Jacobo II de Inglaterra y su amante, Arabella Churchill (también antepasada del que fuera presidente británico W. Churchill). De él destacamos su importancia como gran mecenas, manteniendo e incluso incrementando el patrimonio artístico, que se ha arrastrado hasta nuestros días. Y además, manteniendo el grueso de títulos nobiliarios, muchos de ellos con la dignidad de grande de España.

A pesar de que la mayoría de títulos nobiliarios fueron abolidos en la II República, quedaron reconocidos legalmente en la constitución de 1978.

Volvemos aquí a la figura de la que hasta ayer era la duquesa de Alba. Una mujer que recogió el testigo del título nobiliario más importante de España, y uno de los más importantes de Europa, y en ese sentido casi equiparable a algunas de las realezas aún vigente. Incluso considerada un Record Guinness ya que era cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de ser catorce veces Grande de España.

Su papel y protagonismo histórico (con independencia de ser justo o no) viene de esa herencia del pasado, asociada a un estamento noble que ha logrado mantener un poder nominal, social y económico, junto el poder mediático de Cayetana, una mujer no tan lejana al pueblo llano, al compartir los episodios más interesantes de su vida.

Vía| Fundación Casa de Alba, Ducado de Alba

Imagenes| Duquesa y madre, Primer duque, Duquesa Goya

En QAH| El legado cultural de Cayetana¿Qué era el Camino Español?

RELACIONADOS