Historia 


EL APARTHEID EN SUDÁFRICA

A lo largo de las siguientes entradas voy a llevar a cabo una serie de artículos sobre el régimen racista y segregacionista del Apartheid, instaurado en Sudáfrica entre 1948 y 1994. En esta primera publicación voy a abordar los antecedentes y el origen del régimen, para después ahondar en su historia misma en las tres siguientes, distinguiéndolas por sus tres periodos cronológicos clave: 1948-1959, 1959-1973, y 1973-1994.

Cartel segregacionista en una playa sudafricana a finales de los años 80

ANTECEDENTES AL APARTHEID

Hay que empezar explicando la Historia de la colonia de El Cabo, fundada a mediados del siglo XVII para proveer de agua y alimentos a los buques holandeses que pasaban hacia las Indias orientales, y conservando durante varios siglos ese carácter colonial de dependencia de una metrópolis que estaba bastante alejada. Como era de esperar, la colonia terminaría por desplazar a las sociedades indígenas que provenían del sur de África debido a una presión constante proveniente de un mundo europeo que estaba en rápida expansión.

A lo largo del siglo XIX estaba en pleno apogeo la colonización de los africanos, que acabaron siendo sometidos por los europeos. Como ya se ha dicho con anterioridad los primeros que se instalaron en la zona sur de África fueron los holandeses, descendientes de los bóers, los cuales habían luchado con los ingleses por la colonización de dicho lugar debido a los intereses de ambos por la riqueza mineral de la zona y su posición estratégica entre dos océanos muy importantes. A su vez estaban reprimiendo a los nativos que se rebelaban contra estas dos potencias, puesto que en un principios tanto la colonización de los bóers como la de los británicos había sido costera, pero después siguió avanzando hacia el interior alcanzando un territorio más allá de los ríos Orange y Vaal.

Escaleras diferenciadas para los blancos y los negros

Por ello, en torno al año 1852 se encontraban cuatro Estados en Sudáfrica: por un lado Cabo y Natal, que estaban colonizados por los ingleses, y por otro lado Transvaal y Orange, colonizados por los bóers, los cuales rechazaron cualquier acuerdo de unidad con Gran Bretaña. En el año 1900 se enfrentan bóers y británicos con un gran costo humano, desembocando en que los dos Estados que pertenecían a los bóers son sometidos por Gran Bretaña, quedando establecida la derrota de los bóers en un Tratado firmado por ambas partes en 1902. Tras ese hecho, en el año 1909 se vota en el Parlamento de Londres la creación de una Constitución para esa nueva nación de cuatro Estados, la Unión de Sudáfrica.

ORIGEN DEL APARTHEID

Después de la I Guerra Mundial, y sobre todo a partir de los años 20 del siglo XX, ya había quedado claro para los británicos que en Sudáfrica era necesario el uso de la fuerza para hacer posible la producción y el mantenimiento de los privilegios económicos de los blancos frente a los nativos. Lo que se intentaría en estos momentos es que no hubiese homogenización de la economía, por lo que se produce un desarrollo económico en las zonas blancas y un atraso y decadencia en las zonas negras. Aunque a los nativos africanos se les ha ido incorporando en la actividad económica, lo cierto es que no se les permitía ningún tipo de beneficio de la misma, ya que simplemente han pasado a ser objetos económicos y por tanto no se las ha dejado formar parte del sistema como sujetos, por lo que son ajenos al mismo. Es decir, al africano se le trataba como una simple fuerza de trabajo y no era nada más que eso, por lo que su mano de obra comenzó a ser contratada sin cualificación.

Fotografía de Daniel François Malan, el máximo exponente del Apartheid

En el ámbito rural lo que ocurrió es que la vieja sociedad quedó diluida, ya que los hombres estaban en las ciudades trabajando y las mujeres se quedaron en las zonas rurales con el trabajo que con anterioridad correspondía al hombre. Esos inmigrantes, que a su vez eran obreros urbanos, visitaban cada vez menos sus casas rurales y en la mayoría de los casos acabaron abandonando su familia en el campo y formando una segunda familia en la ciudad.

En el año 1948 el Partido Unido, que había estado gobernando el país durante la II Guerra Mundial y que a su vez estaba muy vinculado con los círculos industriales, financieros y comerciales, sufrió una importante derrota electoral a manos del racista Partido Nacional, con su lema electoral “El peligro negro”. Este partido, aunque estaba fundado desde 1914, solo ganó las elecciones de 1948 gracias al aumento de popularidad que experimentaron debido al caldo de cultivo del contexto social posterior a la II Guerra Mundial. Los grupos sociales blancos dominantes, ante el miedo a perder todas sus posesiones e intereses económicos en el país a causa de la oleada de sentimientos de autodeterminación política de la posguerra, apoyaron en masa al único partido que hablaba de detener estas ideologías políticas de independencia y aislacionismo de las minorías blancas, el Partido Nacional.

Fotografía de James Barry Hertzog

Realmente muy pocas personas pudieron prever el resultado de las elecciones que se llevaron a cabo el 26 de mayo de 1948. La economía estaba en un auge enorme, por lo que el país se estaba llenando de numerosos inmigrantes blancos, en su mayoría procedentes de las fuerzas armadas británicas que habían visto la Ciudad del Cabo por primera vez desde un buque que transportaba a las tropas. Incluso los reyes de Inglaterra habían visitado Sudáfrica en el año 1947 para demostrar el reconocimiento de gratitud y afecto de Gran Bretaña hacia Jan Smuts, el Primer Ministro de la Unión Sudafricana. En el momento de su victoria electoral, el Partido Nacional estaba dirigido por Daniel François Malan y aliado con el partido afrikáner de Nicolas Havenga, formado esencialmente por aquellos que eran más fieles al legado de James Barry Hertzog, el fundador del Partido Nacional. Entre esta unión de ambos partidos obtuvieron 79 escaños en el Parlamento, frente a los 65 del Partido Unido o una minoría total de 6 del Partido Laborista. Jan Smuts, el anterior presidente, viendo que fue totalmente derrotado incluso en su propio distrito natal de Standerton, se retiró de la política.

En colaboración con QAH| Historiae Heródoto

Vía| JOHNSON, R. W. (2005): Historia de Sudáfrica: el primer hombre, la última nación. Barcelona, Debate; ROSS, R. (2006): Historia de Sudáfrica. Madrid, Akal; BISSIO, B. (1977): “Sudáfrica: la crisis del apartheid”. Nueva Sociedad, nº 31/32, pp. 231-240; MOERDIJK, D. (1982): Antidesarrollo Suráfrica y sus bantustanes. Barcelona, Serbal/UNESCO.

Imagen| Cartel en la playa; Escaleras diferenciadas; Daniel François Malan; James Barry Hertzog

En QAH| El Apartheid: historia del racismo

RELACIONADOS