Historia 


El aliado chino

Granada de palo

Soldado chino equipado a la alemana posando con una Stielhandgranate .

Tras la ruptura del Kuomintang con el Partido Comunista Chino (PCC) tras la toma de Shanghái en 1927, Chiang Kai Sheck repatrió a los asesores militares rusos y acercó posturas hacia Alemania gracias a su amistad con el Coronel Max Bauer, un comerciante de armas.
En 1928, Bauer volvió a su país y consiguió que el Reichwehr enviara una delegación militar a Nanking, sede del nuevo gobierno y ciudad donde se estableció una academia militar. Además se formaría una división modelo experimental. Tanto la academia como la unidad estarían asesoradas por militares germanos.
Al año siguiente, Bauer falleció y los siguientes seis años pasaron sin pena ni gloria debido al poco feeling existente entre los mandos de la delegación y el gobernante chino. La llegada del general Hans von Seeckt revitalizó la relación, convirtiéndose éste en un cercano confidente y convenciendo a Chiang Kai Sheck de que debía ir eliminando enemigos uno a uno mientras modernizaba el ejército para, finalmente, enfrentarse con los japoneses. Primero aconsejaba neutralizar a los comunistas y a punto estuvo de conseguirlo cuando éstos se vieron obligados a huir en su “larga marcha”.
Es en estos momentos cuando se envió a China gran cantidad de equipo militar entre el que se encontraban 10 panzer IA y algún blindado Sdkfz 221 y 222.

Coronel Max Hermann Bauer.

Coronel Max Hermann Bauer.

A la par que el Reich, hacían sentir su presencia asesores aeronáuticos italianos, militares franceses que trabajaban en una nueva academia militar en Cantón y miembros de la Royal Navy que estaban ayudando a modernizar la Armada china. Sin embargo, Alemania e Italia se encontraban en una posición ventajosa al concentrar su atención tanto las democracias occidentales como la URSS en lo que estaba sucediendo en Europa.
Por otra parte, Mussolini constituía una figura atractiva en el periodo de entreguerras y, esa fascinación, llevó a un círculo de admiradores a crear los camisas azules dentro del Kuomintang.
A todo esto hay que añadir que británicos y franceses habían abierto fuego sobre manifestantes para defender sus concesiones en Shanghái, lo que les hizo perder posiciones frente a otras potencias.
Von Seeckt murió en 1936 y fue sustituido por Falkenhausen que recomendó a los chinos contemporizar con los nipones mientras continuaban la modernización de sus fuerzas armadas. Igualmente, recomendaba preparar una guerra de desgaste contra Japón, pues las dimensiones de ese país, sumado a su gigantesco potencial demográfico serían los grandes aliados de China en ese inevitable conflicto.
La situación dio un vuelco cuando, en diciembre de 1936, un grupo secuestró a Chiang Kai Sheck y le obligó a formar un frente unido con el PCC ante el enemigo nipón. Esto sentó bastante mal a las potencias que iban a conformar el Pacto de Acero. Por otra parte, Japón se mostraba ante Alemania e Italia como un aliado más estable que una China que seguía sin conseguir una pacificación interna completa y que presentaba un mercado más jugoso.

Sdkfz 222 chino.

Sdkfz 222 chino.

Mientras, la misión militar germana continuaba su labor y se esperaba entrenar a la alemana a 20 divisiones entre 1937 y 1938, y el resto del ejército para 1940. Así mismo, la Armada y la fuerza aérea serían modeladas por instructores alemanes. Sin embardo, tras el incidente del puente de Marco Polo y de la invasión japonesa posterior, sólo 8 divisiones  habían sido entrenadas y, de éstas, sólo 3 tenían un buen nivel.
Durante los combates por Shanghái, Falkenhausen y otros oficiales no dudaron en ponerse al mando de sus alumnos.
Sin embargo, los acontecimientos en Europa profetizaban una inminente guerra y no se podía esperar a que China culminara su recuperación. Japón, pese a su actuación antialemana durante la PGM, resultaba más atractivo y podía ser un futuro aliado contra las potencias a las que se podía enfrentar Alemania. Así, Hitler dio garantías al Mikado antes de la invasión de China, aunque en agosto de 1937 dio órdenes a Falkenhausen de que continuara con su labor.
Paulatinamente el Reich e Italia se fueron posicionando a favor de Japón: en diciembre de ese año los italianos retiraron su misión aeronáutica y en febrero de 1938 Berlín reconoció a Manchukuo como estado soberano.

Alegoría de la cooperación chino.alemana.

Alegoría de la cooperación chino-alemana.

En la primavera de ese año se dio por terminada la ambigüedad diplomática germana: en abril se dejó de exportar material militar a China y en el verano se repatrió la misión militar. Eso echó a Chiang Kai Sheck en manos de norteamericanos, británicos y soviéticos.
En agosto de 1937 la URSS ofreció un pacto de no agresión a China y en la primavera de 1938 llegaron a Nanking 40 asesores soviéticos bajo el mando del general Cherepanov. En cuanto a la aviación, Chenault y sus futuros  tigres voladores tomaron el relevo de los italianos.
Ese año se ordenó la disolución de los camisas azules.
En la guerra chino-japonesa, China demostró su capacidad de resistencia tal y como había predicho Falkenhausen y se alió de facto con los Aliados, aunque sólo para ver como Mao Tse Tung tomaba el poder posteriormente.

 

En colaboración con QAH| Historia Rei Militaris.
Vía| Caballero Jurado, Carlos: La alianza frustrada: China y el Tercer Reich. En Revista de Historia Militar nº22, abril 2002. Páginas 147 a 155.

Más Información| Villamor, Rubén: Los ejércitos del dragón. HRM Ediciones, Zaragoza 2015.
Imagen|Soldado chino, Col. Bauer, Sdkfz 222 y Alegoria.

RELACIONADOS