Derecho Mercantil, Jurídico 


El Agente Consignatario de Buques

Buque de cargaFigura fundamental del transporte marítimo, el agente consignatario de buques es, en palabras del profesor Ruiz Soroa, “la persona física o jurídica que, en nombre y por cuenta de su principal (el naviero), se dedica profesionalmente a la realización de las operaciones materiales y de los actos jurídicos necesarios para atender las necesidades relativas a la estancia del buque en puerto”.

Es en definitiva el máximo colaborador del naviero en tierra y se encarga de realizar todas las gestiones necesarias para el despacho del buque, además de cualesquiera otras tareas de diversa índole que le son encomendadas por el naviero.

Los orígenes de esta figura se remontan al S.XIX. Hasta entonces era el Capitán del buque el que se ocupaba de la realización de todas las actuaciones de orden administrativo y comercial necesarias en relación al buque y a su carga (firmar los conocimientos de embarque, recibir y entregar las mercancías, realizar las operaciones de avituallamiento, etc.). Ello suponía que el buque había de permanecer en puerto durante un período de tiempo bastante prolongado.

Sin embargo, hoy en día, dados los elevados costes de estancia en puerto y la necesidad de celeridad del tráfico comercial, es impensable que el Capitán del buque pueda realizar todas estas operaciones, razón por la cual el naviero nombra a un representante, que es empresario independiente, el consignatario.

Como gestor de los intereses de la empresa naviera, el consignatario realiza, entre otras, las siguientes funciones:

En relación al Capitán del buque, el propio buque y su tripulación:

  • Asiste y sustituye al Capitán en tierra, de manera que éste pueda dedicarse exclusivamente a la navegación y otras tareas de carácter técnico.
  • Presta servicios a su tripulación como aprovisionamiento, limpieza de bodegas, asistencia médica, etc.
  • Mantiene contacto con las autoridades portuarias y aduaneras para la realización de los trámites administrativos oportunos.

En relación a los cargadores y receptores de la mercancía:

  • Realiza labores comerciales, captando cargas para la naviera o armador al que representan.
  • Como intermediario entre la naviera o armador y el cargador, factura los servicios prestados por los primeros.
  • Cobra el flete marítimo, o coste de transporte de la mercancía de un puerto a otro.
  • Emite los contratos de transporte marítimo internacional (bill of ladings o conocimientos de embarque).
  • Coordina las cargas y descargas del buque (con las empresas estibadoras).

A pesar de la importancia del consignatario en el tráfico marítimo, nuestro Código de Comercio, dada su antigüedad, no regula esta figura, lo cual ha suscitado una enorme polémica en relación a su naturaleza jurídica. Para la mayoría de la doctrina el consignatario es un mandatario del naviero, que obra en nombre y por cuenta de este último; por tanto su actuación se enmarcaría en el ámbito del contrato de comisión o agencia (art. 244 del Código de Comercio y art. 1 de la Ley 12/1992 de Contrato de Agencia). Por su parte, la jurisprudencia discrepa en este punto y equipara al agente consignatario con el naviero, en base a la interpretación que realiza del art. 586.2 del Código de Comercio, que vino a confirmarse con la definición que se realiza de la figura del naviero en el art. 3 de la Ley de Transporte Marítimo de Mercancías de 22 de diciembre de 1949: “se entenderá por naviero, el propietario del buque que lo pertrecha, dota, avitualla y lo explota por su cuenta y riesgo, y también a la persona encargada de representar al buque en el puerto en que éste se halle”.

Todo ello ha contribuido a la configuración de un interesante régimen de responsabilidad del consignatario, que abordaremos en futuros artículos.

Vía| Revista de Derecho vLex – Núm. 63, Noviembre 2008Revista del Ministerio de Trabajo e Inmigración – Núm. 82

En QAH| Las Reglas de Rotterdam: una Ley para la Mar

Imagen| 123RF

RELACIONADOS