Casos empresariales, Economía y Empresa 


El aceite de oliva en China, un mercado por explotar

¿Conoces a fondo el mercado chino? En una crisis, vista como oportunidad en China, nuestro futuro es incierto. Cada vez es más probable que acabados los estudios pasemos a engrosar las listas del paro, por ello tal vez la mejor opción sea ser un emprendedor. Dirigiendo las riendas de tu futuro, con un sinfín de responsabilidades, pero también de oportunidades. Como decía Sun Tzu, “si te conoces a ti mismo y a tu enemigo ganarás mil batallas”.

Como intuirá el lector, mi intención es hablar sobre el emprendimiento en China, un país con un mercado muy potente esperándonos. Todos conocemos su potencial pero… ¿es próximo?

Un  concepto en economía, la ventaja comparativa, básicamente un “que tengo yo que no tengas tú” nos ayudara a ver este potencial, ¿qué tiene España que no tenga China?

Pero hay más… ¿Se produce en china?¡¡¡NO!!! Aquí está la mejor parte, casi no se produce nada. Poca competencia para tanta demanda…¿¿A que esperamos??

Sin ir más lejos algo tan cotidiano como el aceite, remitiéndome a mi fuente,  proyecto empresarial de la Universidad Pompeu Fabra. Como demuestra este, con una inversión inicial, podemos crear nuestro pequeño imperio de la aceituna.

A día de hoy, la clase alta china, potencial consumidora, es en números, 6 veces la población total de España, partiendo de esto, cualquier cosa nos vendrá grande.

¿Por qué es potencial consumidora? Gracias a un posicionamiento de marca decente, se ve el aceite como algo exótico, de calidad, caro (vendiéndose botellas a 20 euros), y la gente lo compra. Tienen aceites propios, pero no los ven como lujosos, compran  para mostrar su riqueza, relacionándolo con España.

Llegados a este punto, el lector se preguntara cómo puede ser que no se explote esto.

Lo único que se necesita es un nativo, sin él la mejor idea no llegará muy lejos, un obstáculo que precisa de visitas a eventos de las cámaras de comercio por ejemplo, buscar socios nunca fue fácil.

No se habla por esta última razón, y por desconocimiento, porque no hay más trabas a lo que puede ser el primer día de un estimulante futuro. No más de las que podríamos tener en España, el camino del emprendedor en parte, es enfrentarse cada día a algún problema o desafío. Y de no haberlos, seguro que hay un problema que no vemos.

Conclusión, si tienes una buena idea sobre algo cotidiano, y tiene que ver con China, busca la forma de llegar. Allí puede ser objeto de lujo, vendido a precios que aquí nunca imaginaríamos, como pagar 20 euros por una botella de aceite. Nunca se sabe cómo se puede triunfar, un hombre se hizo rico llevando los churros a Indonesia.

Vía | El aceite de oliva en China

Imagen propia

RELACIONADOS