Economía y Empresa, Finanzas 


¿Va a existir un “fiscal cliff” en EE.UU.?

Tras la incertidumbre generada por el proceso electoral de Estados Unidos, ahora todas las preocupaciones se han volcado sobre si la economía más poderosa del mundo podrá evitar caer en el abismo fiscal que terminaría por arrastrar aún más a la actividad económica mundial.

Pero y ¿qué es el tan mencionado abismo fiscal? Pues es nada menos que la entrada en vigor de una serie de impuestos y recortes al gasto público por una suma de 600,000 millones de dólares. La oficina de presupuesto del Congreso ha advertido que caer por el abismo provocaría una recesión y la pérdida de cerca de dos millones de empleos.

Barack Obama y el abismo fiscal

Después de heradar una de las peores crisis económicas, Obama debe evitar otro reto importante.

Así que, luego de haber heredado la mayor crisis económica desde la Gran Depresión de 1929, Barack Obama no tiene una tarea nada sencilla ya que la visión que tienen los dos partidos políticos de Estados Unidos es diametralmente diferente.

Mientras que los demócratas quieren aumentos en el cobro de impuestos a las personas de mayores ingresos, así como una mayor regulación para las ganancias de capital en los mercados financieros; los republicanos buscan recortes al gasto y un cobro de impuestos más homogéneo.

Y aunque varios especialistas, así como líderes políticos coinciden en que se llegará a un acuerdo para no caer en el abismo fiscal, de acuerdo con algunos sondeos, los desacuerdos y discusiones entre los políticos generarán que la confianza en la economía estadounidense se vea afectada si, esto no termina más que en peleas políticas.

Y no hay que olvidar que lo que pasa en Estados Unidos repercute en todo el mundo, no hay un ejemplo más claro que la crisis subprime que ha derivado en una crisis de deuda en la zona euro y con esto fuertes medidas de austeridad para la población de los países afectados.

En este contexto, esta semana el CEO de Bank of America, Brian Moynihan, dijo que los temores por la situación fiscal de Estados Unidos, ya están afectando a la economía estadounidense, dado que las empresas están invirtiendo menos en equipos.

“Esa incertidumbre sigue conteniendo la recuperación”, puntualizó Moynihan.

Además, los inversores de los mercados financieros se han comportado con gran cautela, y no olvidemos lo que pasa cuando los “mercados” se ponen nerviosos, termina por afectar a la economía real.

Así, de acuerdo con un sondeo de Reuters, 42 de 50 economistas encuestados describieron como alto el riesgo de que negociaciones turbulentas sobre el presupuesto afecten la confianza de inversores y consumidores, mientras que los ocho restantes se mostraron neutrales.

“La incertidumbre sobre el abismo sigue y continuará pesando sobre la actividad”, dijo Michael Hanson, de Bank of America-Merrill Lynch.

“Se han estado viendo señales en el gasto en bienes de capital -órdenes y embarques- y es muy posible que veamos un impacto en la contratación para fin de año o inicios del año próximo, dependiendo de cómo se desarrollen las negociaciones”, agregó.

Randall Stephenson, CEO de AT&T dijo que el abismo fiscal está generando “un verdadero estrangulamiento de la economía del país”.

Así que tendremos que seguir con suma atención las negociaciones en el Congreso estadounidense sobre los ajustes fiscales de Estados Unidos, porque sin duda, esto repercute en la economía mundial.

Más información| Reuters , Oficina de censos

Imagen| Reuters

En QAH| ¿Cómo se financian los partidos políticos en Estados Unidos?

RELACIONADOS