Jurídico 


Efectos Ex Tunc y Ex Nunc en nuestro Derecho

LA EFECTIVIDAD EN DERECHO
En Derecho resulta de suma importancia tener claro cuándo entra en vigor una norma, acto, hecho o negocio jurídico, porque será a partir de ese momento desde cuándo desplegará válidamente sus efectos, y ordenará por tanto la vida, relaciones y patrimonio de las personas sujetas a dicha disposición.

El objeto del presente ensayo lo constituye el estudio de los distintos tipos de efectividad de un acto, hecho o negocio jurídico, respecto de cuándo empieza a desplegar sus efectos, y que puede ser:

– Ex Tunc, “desde siempre”, lo cual implica retroactividad, esto es, tendrá efectos antes del momento en que se declara o publica el acto, hecho, norma o negocio jurídico.

– Ex Nunc, “desde ahora”, lo que significa que tendrá validez y desplegará efectos desde su publicación o declaración, y no desde antes.

ACTO, HECHO Y NEGOCIO JURÍDICO

Veamos en primer lugar las distintas categorías de actuaciones de las que el Derecho hace nacer obligaciones o derechos para las personas.

– Un acto es una declaración unilateral de voluntad, a la cual el Derecho le otorga efectos. Por ejemplo, una donación constituye un acto unilateral por el cual el propietario de un bien transmite gratuitamente su propiedad a otra persona.

– Un hecho es un acontecimiento del mundo físico que tiene trascendencia jurídica. Por ejemplo, un hecho humano como el nacimiento de una persona según lo previsto en el Código Civil determina su personalidad jurídica, y su capacidad para ser sujeto de derechos y obligaciones. Un hecho físico de la naturaleza, como una riada, puede provocar que surja un islote en medio de un río, que antes de dicha riada no existía, dando lugar a una nueva tierra apropiable o <<res nulius>>

– Un negocio jurídico es un acuerdo de voluntades entre dos o más partes, del cual nacen derechos y obligaciones para todos ellos. El mejor ejemplo de negocio jurídico es el Contrato, institución del Derecho por excelencia, donde dos o más personas acuerdan de manera voluntaria establecer derechos y obligaciones para las partes implicadas, a fin de lograr una determinada transacción (venta, alquiler, servicio, etc…).

ORIGENES EN EL DERECHO ROMANO

Los términos Ex Tunc y Ex Nunc nacieron en Derecho Romano en relación a los actos y negocios jurídicos sujetos a condición.
A diferencia de los negocios jurídicos no sujetos a condición alguna, los negotia pura, en aquellos denominados negottium condittionale se establecía una condición de la cual se hacían depender los efectos del contrato. Siendo la condición un acontecimiento incierto y futuro, y distinguiéndose sus efectos entre condición suspensiva (de ella depende la existencia del acto o negocio jurídico) y condición resolutoria (de cumplirse, se da por finalizado un acto o negocio jurídico previamente existente).

law3

Efecto Ex Tunc y Et Nunc

Se entiende cumplida la condición (conditio existit) cuando el suceso se ha realizado plenamente. Mientras tanto, si existe la posibilidad de que se verifique, se dice que la condición pende (conditio pendet). Y si es ya seguro que no se verificará, se entiende que la condición falta (conditio deficit).

Y de algunas condiciones se decía que, de cumplirse, surtían el acto o negocio jurídico sus efectos desde que se habían convenido (ex tunc) mientras que en otros casos surtían solo a partir del cumplimiento de la condición (ex nunc). Aquí encontramos el origen de los efectos con retroactividad (ex tunc) o bien sin retroactividad (ex nunc).

LA RETROACTIVIDAD EN NUESTRO DERECHO

Poco a poco estas dos tipologías de efectos se fueron extendiendo a otros actos jurídicos, como las leyes, las sentencias y las instituciones jurídicas.

En nuestra más alta ley, la Constitución Española, se establece como principio fundamental de nuestro ordenamiento <<la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales>>.

Así por tanto, no cabe en el Derecho español la promulgación de leyes, actos administrativos o sentencias con efectos retroactivos cuándo dichos efectos sean negativos para los ciudadanos afectados, o bien restrinjan sus derechos. Si cabe sin embargo la retroactividad cuando, al contrario, resulte favorable (Sentencias del Tribunal Constitucional de 3 de Febrero de 1981 y 7 de Mayo de 1981).

NULIDAD Y RETROACTIVIDAD

Quizá el caso más importante hoy en día en nuestro Derecho con efectos Ex Tunc, es decir, con efectos retroactivos, es el de la institución de la nulidad.

La nulidad es la más alta sanción que impone el Derecho a un acto, norma o negocio jurídico, pues determina su “inexistencia ab initio”, e implica por tanto la falta absoluta de producción de efectos.

abogado

Nulidad y retroactividad

Viene determinada por la violación de una norma imperativa prevista en el ordenamiento jurídico. Se considerará al contrato como no realizado (nullum est negotium; nihil est actum).

La acción de nulidad es imprescriptible, y tiene legitimación activa cualquier persona que ostente un interés legítimo, pudiendo ser apreciada “ex oficio” por el órgano judicial.

Las causas de nulidad están determinadas en nuestro Código Civil: a) Que las partes contratantes traspasen los límites a la autonomía privada, como son ley, moral y orden público. (art. 1.255 CC); b) Falta absoluta de consentimiento. (art. 1.261 CC); c) Inexistencia, falta absoluta de determinación o ilicitud del objeto del contrato. (art. 1261 CC); d) Inexistencia o ilicitud de la causa. (art. 1261 CC); e) La falta de forma cuando venga exigida por la ley con el carácter de forma “ad solemnitatem”. (v.gr. art. 1279 CC).

Así por tanto, deberán declararse nulos los actos y contratos que contravengan la ley, o a los que les falte uno de sus elementos fundamentales: consentimiento, objeto, causa, o forma.

Los efectos de la nulidad, en los cuales podemos apreciar también su retroactividad, son los siguientes:

  1. El contrato nulo no produce efectos. “Quod nullum est nullum effectum producit”.
  2. No debe ser admitido en ningún registro público.
  3. No sirve como título para la usucapión.
  4. No admite sanación o regularización.
  5. De haberse ejecutado prestaciones, procede su restitución.

Queda claro según todo lo expuesto que la declaración de nulidad de una norma, acto o contrato tendrá efectos retroactivos o Ex Tunc, en cuanto que en el momento de decretarse la misma se retrotraerán los efectos de dicha declaración hasta el mismo momento en que nació, e invalida todo lo que sobre dicha norma, acto o contrato se haya creado o realizado.

Más información| Vlex: Efectos Nulidad Ex TuncGerencie: Nulidad de Acto Administrativo
Imagen|Pixabay

RELACIONADOS