Neurociencia 


Efectos del alcohol sobre el cerebro adolescente

136C-cerebro-cerveceroEl alcohol es muy común durante la adolescencia. En concreto, en España el consumo de alcohol entre adolescentes de 14 y 18 años ha aumentado de forma exponencial en los últimos dos años. Los resultados de las investigaciones revelan que casi el 84% de chicos de edades comprendidas entre 14 y 18 años han probado el alcohol alguna vez y el 74% lo ha hecho en el último mes.

Dicho consumo tiene consecuencias sobre el cerebro adolescente, el cual se encuentra en plena maduración; proceso que se ve comprometido por la ingesta de alcohol, dando lugar a la aparición de múltiples déficits en diferentes dominios cognitivos, incluyendo la memoria, las funciones ejecutivas, las habilidades visoespaciales y la atención. Asimismo, se ha demostrado que los adolescentes que se inician en el consumo de alcohol alrededor de los 17 ó 18 años también pueden aparecer déficits relacionados con las tareas de inhibición.

Estudios de neuroimagen.

Los estudios de neuroimagen han mostrado reducción del volumen hipocampal, prefrontal y del cerebelo como consecuencia de la exposición al alcohol. Asimismo, las investigaciones más recientes han mostrado una estrecha relación entre el consumo excesivo de alcohol y un acelerado adelgazamiento cortical y una rápida disminución de la sustancia blanca, que dan lugar a la aparición de los déficits anteriormente mencionados.

Diferencias estructurales cerebro alcohólico.

Diferencias estructurales cerebro alcohólico.

En un principio, se observan diferencias en cinco áreas cerebrales entre los sujetos controles y  los bebedores habituales. En concreto, se observan diferencias en la región rostral derecha del cíngulo anterior, en la región caudal derecha del cíngulo anterior, en el pars triangularis, en el cíngulo izquierdo y en la región derecha cerebelar. Sin embargo, aunque todos los jóvenes muestran reducciones en el volumen cortical en consonancia con el adelgazamiento cortical y la poda sináptica propia de la adolescencia, los consumidores habituales muestran exageradas reducciones del volumen de estas áreas.

Asimismo, se han observado diferencias significativas en cinco áreas entre los sujetos controles y aquellos que comienzan su exposición al alcohol. En concreto, se observa diferencias en la región ventral izquierda del diencéfalo, en la región inferior izquierda del giro temporal, en la región media izquierda del giro temporal, en la región izquierda del caudado y en el tronco cerebral.

 

Enfermedades relacionadas con el consumo de alcohol.

Los daños que produce el alcohol sobre los tejidos nerviosos se deben a la acción combinada del alcohol como descargasustancia tóxica y la falta de vitaminas, concretamente la vitamina B1 o tiamina. Los problemas más comunes del sistema nervioso son:

Enfermedad de Wernicke: Enfermedad reversible que afecta a las células del cerebro relacionadas con el pensamiento, las emociones y la memoria. Cuando se padece dicha enfermedad se produce excitabilidad, desorientación, pérdida de memoria y problemas visuales.

Síndrome de Korsakoff: Se produce como progresión de la enfermedad de Wernicke y es irreversible. Al producirse, la persona parece estar mentalmente alerta, pero si se observa con más atención, se notará que existen problemas intelectuales, ya que no puede aprender cosas nuevas ni memorizar nada que se le diga. El pensamiento es rígido, presentando incapacidad para cambiar de tema de conversación o pensamientos. Además, los pacientes de forma habtual sustituyen los hechos olvidados por otros.

Degeneración Cerebelar. El cerebelo es la parte del cerebro que coordina los movimientos y controla el equilibrio. Cuando se ve afectada, la persona puede sufrir dificultades para andar.

 

Conclusión.

Los resultados encontrados muestran como el alcohol puede tener un efecto nocivo sobre la poda sináptica, dando lugar a decrementos de volumen en determinadas áreas cerebrales.

tumblr_mlc0kcMuNg1qbn6nco1_1280Entre las regiones que muestran decrementos en el volumen cerebral se encuentran las estructuras subcorticales, entre las cuales se incluye el diencéfalo y el caudado las cuales son importantes para la integración de la información sensorial, el control motor, el procesamiento y el aprendizaje de hábitos. El lóbulo temporal inferior y medial parece ser que también sufren decrementos importantes dando lugar a déficits relacionados con el conocimiento de objetos y la comprensión del lenguaje.Asimismo, parece ser que el pars triangularis y el córtex cingulado rostral anterior también sufren importantes cambios estructurales dando lugar a la aparición de alteraciones en el funcionamiento inhibitorio, la atención, la impulsividad y la autorregulación. Además, en consonancia con estudios previos, en bebedores habituales se ha mostrado una mayor activación cerebral, lo cual puede ser consecuencia de las reducciones corticales. Según han demostrado las investigaciones más recientes, parece ser que los resultados encontrados pueden ser explicados a través de los receptores NMDA, cuyo papel es dar lugar a la potenciación a largo plazo con el fin de fortalecer las sinapsis. El alcohol interferiría en el papel de estos receptores, impidiendo el fortalecimiento de las sinapsis, dando lugar a la poda sináptica y consecuencia al adelgazamiento cortical. En resumen, el consumo y la exposición prolongada al alcohol puede dar lugar a la aparición de numerosos déficits cognitivos y/o enfermedades, en muchos casos irreversibles. Por ello, es importante que, tanto jóvenes como adultos, sean informados debidamente de los efectos nocivos de esta sustancia.

Vía|

Squeglia, L. M., Rinker, D. A., Bartsch, H., Castro, N., Chung, Y., Dale, A. M., … & Tapert, S. F. (2014). Brain volume reductions in adolescent heavy drinkers. Developmental cognitive neuroscience, 9, 117-125.

RELACIONADOS