Cultura y Sociedad, Historia 


EEUU y sus campos de concentración durante la 2º Guerra Mundial

Cuando hablamos de los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial nos vienen a la mente las terribles imágenes de Auschwitz-Birkenau, Bełżec o Buchenwald, todos ellos sitios paradigmáticos del horror nazi, o los duros relatos de los testigos que visitaron los gulag soviéticos. Pero en esta gran contienda se construyeron otros campos de concentración menos conocidos al otro lado del Océano Atlántico: en EEUU.

EEUU y sus campos de concentración durante la 2º Guerra Mundial

Japoneses internados en uno de los campos repartidos por EEUU, especialmente en el oeste.

Todo comenzó tras el ataque japonés a la base naval norteamericana de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. EEUU entra en la guerra incorporándose en las Fuerzas Aliadas contra el Eje Roma-Berlín-Tokio, y el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt declara el 19 de febrero de 1942 —mediante la Orden Ejecutiva 9066— el traslado e internamiento de los japoneses residentes en suelo estadounidense (tuviesen o no ciudadanía norteamericana) en campos de reubicación, como se conocieron oficialmente. El resultado fue que más de 100.000 personas fueron obligadas a dejar su hogar para ser internadas en campos repartidos por los diferentes estados.

Esto se debió en buena medida a la sospecha de la sociedad norteamericana de que el ejército nipón había recibido ayuda de japoneses residentes en Hawái en el ataque a Pearl Harbor y, tal y como relata Javier Sanz en su libro “Nunca me aprendí la lista de los reyes Godos”, el miedo de que los ciudadanos de origen japonés actuasen como “quinta columna” justificó la creación de estos campos. Por ejemplo, días después del ataque a Pearl Harbor, se propagó el rumor de que 20.000 ciudadanos japoneses estaban preparando un levantamiento armado en la ciudad de San Francisco.

La operación se realizó por la War Relocation Authority, siendo el encargado el Teniente General John L. DeWitt, comandante de la Defensa Oeste de los EEUU, que en un primer momento expresó su desazón por esta orden a uno de sus superiores, razonando que: “Un ciudadano estadounidense es, después de todo, un ciudadano estadounidense” y asegurando que antes de tomar esta dura medida se podrían tomar otras para diferenciar a los extranjeros leales a los EEUU de los que no lo eran. No fue hasta 1944 —después de la reelección de Roosevelt—, cuando se cerraron estos campos, a pesar de que el Departamento de Guerra recomendó su disolución  meses antes. 

EEUU y sus campos de concentración durante la 2º Guerra Mundial mapa

Distribución de los campos de “reubicación”. Se aprecia como se realizaron más en la zona oeste donde habían más japoneses residiendo al comenzar la guerra.

Cabe aclarar que a pesar que la designación oficial fue «campos de reubicación» algunos historiadores prefieren llamarlos «campos de detención, internamiento o de concentración» argumentando que los ciudadanos japoneses entraron en ellos obligados, y en estos recintos se podía ver que sus perímetros estaban vallados y vigilados por guardias armados, y su ubicación estaba aislada de áreas de población. Y precisar que aunque se hable de campos de concentración no cabe equipararlos con los campos de concentración destinados al exterminio que se realizaron en la Alemania nazi o algunos gulag utilizados para las purgas estalinistas, pues en el caso de los campos norteamericanos el principal objetivo era el internamiento temporal o la realización de interrogatorios a sospechosos de ser espías o colaboracionistas del Eje Roma-Berlín-Tokio.

 

 

Bibliografía| Sanz, Javier (2013) Nunca me aprendí la lista de los reyes Godos. (Pág: 297-298). Ediciones Oberon (Grupo Anaya).

Más Información| Campos de concentración en EEUU (I) y Campos de concentración en EEUU (II) 

Imágenes | Una breve historia Exordio 

Vídeo |Canal Historia

RELACIONADOS