Cultura y Sociedad 


Educar para un mundo mejor: IB International Baccalaureate

Creado en 1997 por una serie de educadores internacionales con aspiraciones más allá de lo común, este currículum alternativo se ha constituido como una nueva forma de entender el proceso de enseñanza-aprendizaje.

El denominado programa “International Baccalaureate” (IB) va tomando tal fuerza en los últimos años que cada vez son más las escuelas que adoptan este tipo de metodogología. Actualemente son ya más de 3000 colegios repartidos por el mundo los que han adoptado dicha filosofía educativa.

Desarrollado en primer lugar para educar a niños de 3 a 11 años mediante el “PEP: Programa de la Escuela Primaria” se amplió para seguir instruyendo de manera permanente a alumnos de secundaria y bachillerato.

Consiste en formar alumnos que se ajusten a un perfil determinado que les ayude a crecer de una manera más internacional y autodidacta. Aprender de por vida teniendo como fin el aprendizaje en sí mismo. Se trata de motivar a los estudiantes para que lleguen a poseer las 10 cualidades fundamentales del perfil de alumno IB: “investigador, pensador, buen comunicador, arriesgado, inteligente, equilibrado, reflexivo, solidario y con principios y una mente abierta.”

Y los escépticos se preguntarán: ¿cómo llevar a cabo dicho aprendizaje?

Para empezar se introduce el uso de las lenguas internacionales (principalmente inglés pero también alemán, francés…) como herramienta desde el primer curso. Osea, no se trata de dedicar una hora para enseñar inglés sino utilizar el inglés para enseñar todas las demás materias.

En segundo lugar, el programa está organizado en torno a 6 temas internacionales transdisciplinares cíclicos. Es decir, que se repiten cada curso, que son universales y aplicables a cualquier cultura, y que sirven para ordenar el resto de asignaturas obligatorias partiendo de ellos mismos.

Situando estas cuestiones fundamentales en primer plano (Quiénes somos, Dónde nos encontramos en el tiempo y el espacio, Cómo nos expresamos, Cómo funciona el mundo, Cómo nos organizamos y Cómo compartimos el planeta) el maestro es capaz de introducir los contenidos tradicionales a través de las indagaciones de los niños.

Si quieres aprender más sobre su modo de aplicación y evaluación puedes visitar esta web.

Se terminaron las mesas orientadas hacia el profesor, los libros de texto tradicionales y levantar la mano para hablar. El aprendizaje cooperativo, las nuevas tecnologías y la metacognición (ser consciente del aprendizaje de uno mismo) se dan la mano para educar de una manera más responsable y cívica.

 Si te apetece comprobar que esto puede funcionar realmente, te recomiendo ver este video donde alumnos y educadores resumen su forma de intervención.

Se trata de una educación más participativa, centrada en el alumno, en sus características personales y básicamente en transmitir al alumno el hecho de que aprender es algo que puede hacer por sí mismo y siempre por su propio interés.

Es (tal vez) un modelo que exige más responsabilidad, programación y trabajo por parte del docente, pero nadie dijo que educar fuese una tarea fácil.

RELACIONADOS