Jurídico 


Educación en la UE: Las becas Erasmus

El programa ERASMUS, conocido así por sus siglas del inglés: “EuRopean Community Action Scheme for the Mobility of University Students”, consiste en el intercambio, tanto de alumnos, como de profesores universitarios dentro del territorio de la Unión Europea, más Suiza y Turquía, con fines educativos.

Fue un programa creado por la AEGEE, y su presidente Frank Biancheri al frente, en 1987. Aunque los impulsos más importantes fueron dados por el Comisario Manuel Marín, junto al Presidente francés François Mitterrand y el español Felipe González. Este programa, más allá de su clara finalidad educativa, tenía como objetivo cohesionar la sociedad europea empezando con los jóvenes, fomentando el conocimiento de los demás países de la UE gracias a estas estancias.  

El programa, de forma breve, pues es conocido por todos, consiste en la marcha de un estudiante o docente universitaria, durante un período de entre 3 y 10 meses, a otra universidad distinta en otro país diferente al propio. En dicha estancia cursaría mediante acuerdos de convalidación de estudios, las asignaturas en la universidad de destino, siendo convalidadas a su regreso en su universidad de origen.

Este programa, no sólo te permitía conocer otra cultura europea, interactuar con personas de otros países, sino que además, en muchos casos, te llevaba a vivir de forma independiente, enseñándote a desenvolverte de forma más autónoma. El organismo autónomo de programas educativos europeos resumía los objetivos de la ERASMUS en 4 puntos:

1. Permitir que los estudiantes se beneficien educativa, lingüística y culturalmente de la experiencia del aprendizaje en otros países europeos.
2. Fomentar la cooperación entre instituciones y enriquecer el entorno educativo de las instituciones de acogida.
3. Contribuir a la creación de una comunidad de jóvenes y futuros profesionales bien cualificados, con mentes abiertas y experiencia internacional.
4. Facilitar la transferencia de créditos y el reconocimiento de estancias en el extranjero, mediante el sistema ECTS o un sistema de créditos compatible.

Hasta aquí, cualquiera pensaría que el programa ERASMUS es un programa muy positivo. Pero lo cierto es que existen corrientes contrarias al mismo, considerándolo un programa inútil. Los detractores del programa usan como principales argumentos las facilidades académicas que se le dan a los estudiantes en su universidad de destino, que según ellos, en algunos casos son excesivas. Otro de los puntos criticados son las cuantías destinadas a los estudiantes, que antes de la crisis podían llegar a los 900€ mensuales por estudiantes, como ocurría en Andalucía si se era becario. A día de hoy es difícil que superen los 400€

Ponen en duda el pleno aprovechamiento del programa por parte de los estudiantes, cuestionando si realmente aprenden la lengua del país de destino, o si los conocimientos adquiridos pueden ser convalidados por los que se habrían obtenido en la universidad de origen. Estas críticas, cada día son más compartidas por personalidades de las altas esferas, entre ellas el Ministro Wert.

Wert ha creado lo que se conocen como las Erasmus Plus, donde se puede acceder a las ayudas de 250€ de la UE y otra con una ayuda complementaria de 100€ del Gobierno mensualmente. Estas nuevas becas exigirán entre otras cosas un certificado de conocimiento de la lengua de al menos el B2. Según el ministro: “No sé si es elitista, pero con conocimiento inferior es imposible seguir la clase”.

Otra de las medidas del ministro tuvo lugar el pasado mes de Noviembre cuando Wert quiso retirar la ayuda económica a aquellos estudiantes que ya estaban de erasmus y el año previo no recibieron beca del Ministerio de Educación, de forma chanchullera en una disposición del BOE. 

Lo cierto es que desde la llegada de Wert, las Erasmus han estado marcadas por la polémica, llegando a catalogarlas como de dudosa “utilidad académica“. Polémica a parte, España es el país que mas erasmus envía fuera y el que más erasmus recibe, siendo Valencia la ciudad erasmus por excelencia, según el último informe del programa que publicaba el diario 5 días.

Este programa lleva años en vigor y, desde mi experiencia como antiguo erasmus, puedo considerar el programa como una oportunidad única para, no sólo conocer otras culturas y aprender a desenvolverte fuera de casa, y fuera de tu propio país, como una oportunidad de crecer como persona. Como todo, tiene fallos, que pueden ser subsanados sin duda alguna. Esperemos que un programa tan identitario del sentimiento europeo no se termine.

Vía| Becaerasmus

 

Mas Info| OAPEE, AEGEE, VozPópuli

Imagen| Gonway

 

 

RELACIONADOS