Reflexiones 


Economía ecológica (I): atravesando la ciencia

 

La tarea del economista ecológico es la de resolver problemas complejos y contribuir a un mundo que sea ambientalmente sostenible, socialmente justo y económicamente eficiente.

El mundo hoy es un mundo distinto al que percibíamos cuando las teorías convencionales fueron desarrolladas. Desde entonces, la actividad económica ha crecido a una escala sin precedentes, creando un impacto sin precedentes, porque insisto, nunca antes en la historia conocida por el ser humano hemos disfrutado de tal actividad económica-comercial y por ello no sabemos el alcance de sus consecuencias.

Cuando las teorías convencionales fueron creadas, la concepción del mundo era la de un vasto lugar con tantos recursos que no parecía pertinente tenerlos en cuenta. Sin embargo, ahora nos encontramos en una situación bien distinta. Todos estamos de acuerdo en que el ser humano tiene la capacidad de alterar su entorno, y casi todos estamos de acuerdo en que de hecho, ya lo estamos alterando. Sin embargo, todavía no tenemos la capacidad de entender de forma holística estos complejos sistemas naturales y el alcance exacto de nuestra interacción con ellos.

La economía convencional es una ciencia incompleta cuando queremos dar respuesta a las preguntas que emergen de reflexiones como esta.

La ciencia tradicional también lo es, pues solo basa sus investigaciones en la observación y la experimentación concreta. Con la acumulación de estas observaciones, los científicos desarrollan hipótesis para explicar qué ha ocurrido y las usan para hacer predicciones sobre lo que debería ocurrir. Entonces, la hipótesis es testada a través de experimentos y más observaciones. Si es incorrecta, los científicos desarrollaran otra hipótesis para explicar las discrepancias entre las observaciones y la anterior hipótesis. Cuando una hipótesis explica fielmente las predicciones, se convierte en teoría, al menos mientras no haya nuevas observaciones que la contradigan. Este método de prueba y error nos ha servido por tanto tiempo que lo hemos llegado a aceptar como ciencia “normal”.

Los expertos sugieren no tratar dos temas tan importantes por separado

Los expertos sugieren no tratar dos temas tan importantes por separado

Sin embargo, el complejo sistema de sistemas en el que vivimos supone un desafío mayor para la ciencia. El método de prueba y error no es fiel para explicar tal complejidad, las predicciones no son extrapolables para los distintos momentos y sujetos de estudio. Además, la ciencia económica convencional también olvida parte de las implicaciones y consecuencias de su actividad. Existe la necesidad de incorporar valoraciones interdisciplinares para la consecución de hipótesis más válidas que nos ayuden a comprender el entorno desde una visión integradora.

En respuesta a esta necesidad aparece una nueva perspectiva científica, la Ciencia Posnormal, y un nuevo campo de la economía, la Economía Ecológica. Ambas, recopilan conceptos y atraviesan distintos campos del conocimiento con el objetivo de crear una visión holística que ayude a una toma de decisiones más justa, sostenible y eficiente.

Vía| Ecological Economics. Joshua Farley, Jon D. Erickson, y Herman E. Daly 2005. USBN 1-55963-313-1.

Más información| Ciencia Posnormal, Ahora es el tiempo.

Imagen| Economía Ecológica.

En QAH| El impacto de una persona en el Medio, Trending Topic: Globalización, La pesca de los Rockefeller and company.

RELACIONADOS