Especial I Guerra Mundial, Historia 


Dunsterforce: Bakú, 1918

 

Persia se había mantenido neutral durante la Primera Guerra Mundial, sin embargo, su estratégica situación de estado tapón en el camino a la joya de la Corona británica, la India, hicieron de ella un escenario de un nuevo Gran Juego entre las Potencias Centrales y la Entente.
En 1917, los británicos tenían distribuidas en un frente discontinuo ante los turcos a los fusileros del Sur de Persia con 2000 soldados hindúes, a un pequeño contingente también hindú en Seistán, al este del país, y a una misión militar bajo el mando del gral de división Malleson al noroeste y en el Turkestán.
El extremo del flanco derecho había quedado descubierto al disolverse el contingente ruso situado allí (desde Kanhikin al Mar Caspio) tras la revolución rusa de comienzos de 1917.
Para cubrir ese hueco, se comisionó al general Lionel C. Dunsterville para que, al mando de un contingente de 200 oficiales y suboficiales que llevaría el nombre de Dunsterforce, llegara a Tiflis (capital de Georgia) y reorganizara unidades autóctonas, las entrenara y luego las posicionara en el frente, completando el sistema defensivo.

Lionel C. Dunsterville

Lionel C. Dunsterville

A finales de ese año, Dunsterville recibió sus nuevas órdenes y, el 6 de enero de 1918, ya se encontraba en Bagdad. Su “contingente”, extraído de las más diversas unidades y los más diversos frentes de combate, fue llegando por goteo.
El 29 de enero, son sólo 12 oficiales, se puso en  marcha un convoy compuesto por camiones Ford y un vehículo blindado. La intención era llegar al Mar Caspio, embarcar en Anzeliy desembarcar en Bakú para, desde allí, trasladarse hasta Tiflis. Sin embargo, ante la hostilidad de la Comuna bolchevique de Bakú y la de los gilanos de Kuchik Khan, se vieron obligados a huir hasta Hamadán. Allí se le fueron uniendo poco a poco más oficiales y tropa de la Commonwealth y fueron reclutando soldados autóctonos hasta conseguir una fuerza de 32 oficiales, 22 suboficiales, 50 conductores, un vehículo blindado, un avión y 600 reclutas persas.
El 25 de mayo se unieron un coronel, 250 suboficiales, un escuadrón del 14º de Húsares con 8 vehículos blindados, 1000 fusileros del 4º de Hants y el 2º de ghurkas con dos cañones de montaña.
A esto hay que añadir un contingente de cosacos persas bajo el mando de Bicherakov, como reminiscencia del antiguo ejército ruso.
El 11 de junio, Bicherakov y el 14º de húsares con todos los vehículos blindados derrotaron a Kuchik Khan y abrieron la ruta al Mar Caspio.
A lo largo de ese mes, se trasladó el cuartel general de la renombrada Dunsterforce a Qazvin. Para entonces, la situación había cambiado notablemente:
El 12 de febrero de 1918 los turcos, bajo el mando de Nuri Pasha, lanzaron una ofensiva para tomar la que sería República Federativa de Transcaucasia (que aglutinaba Georgia, Armenia y Azerbaiyan) y que había nacido de la disolución del Imperio ruso tras su  derrota. Esto hizo que la república se fracturara en los tres estados constituyentes.

Ofensiva Otomana de 1918.

Ofensiva Otomana de 1918.

Los turcos, apoyados por irregulares azerbayanos y conformando el Ejército del Islam, avanzaron sobre Bakú.
Por su parte los alemanes, emborrachados de los avances aparentemente imparables de la Kaiserlacht en el oeste, y las rápidas anexiones en el este tras el desmembramiento ruso, querían incrementar su influencia en el Cáucaso y enviaron tropas a Georgia creando una especie de protectorado. Así mismo, amenazaron a la Sublime Puerta con retirarle su apoyo si continuaban su ofensiva, creando una muy tensa situación entre los aliados.
En Bakú, el Partido Social Revolucionario contralaba la ciudad desde el 26 de julio y adoptó la denominación de Dictadura del Caspio Central. Entre el 4 y el 10 de agosto llegaron a la ciudad los británicos que ahora ampliaban su frente para proteger también esta ciudad y su valioso petróleo, y se integraron en su sector del perímetro defensivo.
Los días siguientes demostraron el caos que se produce cuando las decisiones militares se adoptan a través de Asambleas. El resultado fue un incremento de las bajas británicas al no verse apoyados por las unidades con las que se contaba que lo hicieran.
Durante seis semanas, 900 fusileros y 5000 soldados persas combatieron al Ejército del Islam. El 14 de septiembre, los turcos rompieron la línea de frente y durante todo el día se estuvo combatiendo. Sin embargo, durante la noche, las tropas fueron embarcadas en tres transportes y evacuadas a Anzeli, hastiadas de la falta de coordinación con el gobierno local.
Bakú cayó en poder de los turcos pero la guerra terminó pronto y tuvieron que abandonarla, posteriormente, durante la guerra civil rusa, fue conquistada por el Ejército Rojo.
En Anzeli, el contingente fue reorganizado y recibió una nueva denominación: la Dunsterforce había dejado de existir.

Vía| Dunsterville, Lionel C.: Las aventuras de Stalky. Ediciones del Viento, 2008.

Imagen| Dunsterville, Ofensiva otomana de 1918

En QAH| Especial Primera Guerra Mundial (1914-1918)

 

RELACIONADOS