Economía y Empresa 


Duelo entre marcas

¿Por qué hay marcas que nos “enganchan”? ¿Por qué compramos una determinada marca de forma usual habiendo otras en el mercado que ofrecen lo mismo?

Existe una abrumadora competencia entre las empresas donde normalmente dentro de un mismo mercado hay varias marcas con productos similares. Ejemplos de esto podrían ser Adidas y Nike, McDonald’s y Burger King, Gibson y Fender, Canon y Nikon, Coca-Cola y Pepsi, Red Bull y Burn…Y un sinfín de casos con los que nos topamos diariamente. Pero, ¿por qué está la empresa que domina el mercado y la otra que podríamos denominar “marca challenger”, es decir, la que más compite con la dominante?

Vamos a poner un caso concreto. Se llevó a cabo una investigación para conocer cuáles eran las preferencias de los consumidores a la hora de elegir Pepsi o Coca-Cola. En el experimento dieron a probar a ciegas Pepsi y Coca-Cola, obteniendo un 51% y un 44% de preferencia respectivamente. Después se les dio a probar las mismas bebidas pero con los ojos destapados, en este caso el 65% de los consumidores eligió Coca-Cola y el resto Pepsi. Aparentemente sin saber cuál es la marca, Pepsi obtuvo mejores resultados en cuanto al sabor, sin embargo cuando se destapaban los ojos, Coca-Cola obtuvo mejores resultados a la hora de obtener consumidores. Los mismo pasa con Nike y Adidas, que ofreciendo la misma calidad, una domina más la industria que otra, y así múltiples situaciones más. ¿Por qué ocurren estas preferencias por parte de los consumidores si las marcas competidores pueden ofrecer incluso mejor calidad, sabor, textura, apariencia, etc?

Duelo entre marcas

Duelo entre marcas

Aquí es donde la poderosa herramienta del marketing entra en juego.

Las empresas exitosas trabajan muchísimo el posicionamiento, es decir, eligen qué tipo de consumidores quieren y a partir de ahí la marca proyecta una personalidad y unos atributos como estrategia. Las personas prefieren las marcas que son más compatibles con su autoconcepto. Por ejemplo, una persona a la moda, querrá las marcas más trendies, por el contrario una persona más clásica, elegirá marcas más tradicionales.

Podemos decir que las personas se sienten atraídas más por un tipo de personalidad que otras, pues lo mismo ocurre con las marcas. La personalidad de la marca se trasmite a través de la publicidad, imágenes o packaging, entre otras.

Hay estrategias más básicas pero igual de efectivas como son el precio competitivo, el valor añadido, atención al cliente, garantías…

A los consumidores les gusta que las marcan que usan les represente, que reflejen su estilo de vida. Las empresas intentan que el producto forme parte de nuestro día a día, que la percibamos como nuestra y compartamos su filosofía. Es importante no sólo el producto sino su historia, diseño, fragancia, logotipo, recuerdos que provocan etc. Gracias a esto hay marcas que aunque sus productos no tengan mucha calidad tengan un éxito increíble.

Ni que decir tiene, que debido a esta “lucha” por dominar el mercado, las marcas realizan lo que es conocido como “guerra de marcas”, es decir, realizan publicidad mencionando y atacando a sus rivales dentro de los límites legales, creando bastante polémica y atención por parte de los consumidores. A continuación un ejemplo de las tan sonadas “guerra de marcas”.

Desde luego, el controvertido duelo entre las marcas y la ingente labor creativa están servidas.

 

Vía| Fuente propia.

Imagen| Duelo entre marcas

Vídeo1| YouTube

Vídeo2| YouTube

En QAH| ¿Qué es más importante: la competencia o la creatividad?

 

 

RELACIONADOS