Derecho de las Nuevas Tecnologías, Hay Derecho Joven, Jurídico 


Drones (I): El Marco Regulatorio Vigente

Por Matías González Corona

Es innegable la acuciante necesidad de crear un marco regulatorio a la altura de la realidad manifiesta que gira en torno al uso de los drones, “aeronaves pilotadas por control remoto” o “vehículos aéreos no tripulados” (RPA o UAV, respectivamente, por sus siglas en inglés). Sobre todo en su utilización con fines civiles (deportivos o recreativos). Los avances tecnológicos/científicos y la correspondiente reducción de los costes de adquisición de estos aparatos, han propiciado el fácil acceso a los mismos por parte de la población y su proliferación.

La situación ha cambiado mucho desde el Convenio de Chicago de 1944 -norma base de derecho aeronáutico internacional- y es preciso adaptarnos legislativamente para propiciar un uso responsable y seguro de estas aeronaves, sin invasión de los derechos existentes. El artículo 8 del Convenio ya viene exigiendo una autorización expedida por cada Estado contratante para permitir utilizar su espacio aéreo a estos vehículos pilotados por control remoto.

A nivel europeo, solo existe una propuesta regulatoria -“Advance Notice of Proposed Amendment 2015-10, Introduction of a regulatory framework”- publicada por la EASA, agencia encargada de desarrollar y velar por la normativa en aviación civil. La regulación de aquellos drones de menos de 150Kg de masa máxima de despegue descansa competencialmente en cada Estado Miembro. La normativa europea para el caso de superar esa masa, estriba en el Reglamento (CE) nº 216/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de febrero de 2008, sobre normas comunes en el ámbito de la aviación civil y por el que se crea la EASA.

Por lo que respecta al panorama español, al margen de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, hoy en día sobrepasada por la realidad, existe un vacío aún más patente en cuanto a los RPA para uso civil.

Actualmente, la única regulación existente en la materia descansa en el artículo 50 del Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, normativa reglamentaria de carácter provisional, que posteriormente fue tramitada como Ley (Ley 18/2014, de 15 de octubre), manteniéndose en la misma el referido artículo 50.

Independientemente de la reflexion que se hará en el siguiente post de la serie [DRONES (II)] sobre la (ausencia de) regulación sobre drones para uso recreativo o lúdico, la citada normativa impone unos requisitos para el uso de estas aeronaves consistentes, a grandes rasgos, en:

  • estar registrado en la AESA;
  • contar con un seguro de responsabilidad civil específica para aeronaves;
  • tener licencia de piloto de drones;
  • y disponer de un certificado médico en vigor.

Por último, es preciso mencionar el proyecto de ley pendiente de aprobación redactado para regular estas aeronaves tripuladas por control remoto y que trata de ofrecer la regulación que tanto exige el sector y la situación de “temporal” de la ley actual (pincha aquí para ver el proyecto). Estén atentos al tercer post de la serie donde se desarrollará todo lo relativo a este proyecto [DRONES (III)].
* Vía|HayDerecho
* Imagen|Pixabay

RELACIONADOS