Coaching Profesional, Uncategorized 


Disfruta

Disfruta

El mes pasado hablaba aquí de la importancia de dedicarnos unos minutos a nosotros mismos, de la necesidad de desconectar y olvidarse por un instante de todo lo que nos preocupa. Hoy sigo en la misma línea y vuelvo a reivindicar ciertos momentos de egoísmo en los que nosotros seamos lo único importante. 

Pero lo que hoy me trae a escribir estas líneas no son ni el estrés ni la ansiedad provocados por el trabajo y los complicados momentos sociales que vivimos hoy en día, sino algo que a priori, puede parecer mucho menos importante. Lo que me ha inspirado para escribir estas líneas es la incapacidad manifiesta de muchas personas para el disfrute. Observo aterrada como ciertas personas de mi entorno son absolutamente incapaces de disfrutar de las cosas buenas de la vida. Algo que desde mi punto de vista, resulta fundamental para mantenerse sano tanto física como mentalmente. No logro comprender cómo es posible que haya personas incapaces de sacarle algo bueno a su existencia y de disfrutar de ello al máximo. En mi experiencia, son precisamente esos momentos de pequeña felicidad los que hacen que todo lo demás merezca la pena. Y me parece imprescindible para sobrevivir. No importa el qué ni tampoco el cómo, el caso es poder reír a carcajada limpia cuando algo te haga gracia, por muy tonto que parezca. El caso, es poder saborear tu plato favorito como si fuera la última vez que pudieras disfrutar de él. O sentarte en una terraza con tu mejor amigo a intentar arreglar el mundo. Da igual, el caso es disfrutarlo, saborearlo al máximo y guardar esa sensación en tu memoria. Porque lo bueno de saber disfrutar, es también saber recordarlo, porque nuestra vida está hecha a base de recuerdos y son precisamente los buenos los que nos ayudan  en momentos de flaqueza.

No os olvidéis de disfrutar de la vida, de sus cosas buenas, de esos momentos inolvidables que hacen que todo lo demás, absolutamente todo, merezca la pena. Disfrutad de la gente, de los amigos, de todo lo que os haga felices, porque al final, eso es lo único que luego recordaréis. 

Imagen| Disfrutar

RELACIONADOS