Jurídico 


¿Discriminación por obesidad?

Probablemente, si ustedes son seguidores de la serie, recordarán un capítulo de los Simpsons

7 en el que Homer trataba de alcanzar la cifra de 150 kilos de peso para conseguir trabajar desde casa. Probablemente si a Homer le hubiesen despedido en ese capítulo, le hubiera pasado algo parecido a lo que le ocurrió nuestro protagonista.

El Sr. Karsten Kaltoft, es un cuidador de niños que sufre obesidad mórbida. En 2010 fue despedido porque se había reducido el nivel de niños que debía cuidar cada trabajador y su puesto de trabajo ya no era necesario. O eso le dijeron: en su opinión le despidieron a él y no otro por sus problemas de obesidad.

El derecho de la Unión Europea no consagra un principio de no discriminación por motivo de obesidad, pero sí por motivos de discapacidad. Como el tribunal danés tiene dudas acerca de si la obesidad debe considerarse como discapacidad a efectos discriminatorios, decide preguntarle al TJUE.

En concreto, el art. 10 TUE establece que “la Unión tratará de luchar contra toda discriminación por razón de sexo, raza u origen étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual”.La falta de referencia expresa a la prohibición de discriminación por obesidad y la  imposibilidad de ampliar por analogía los motivos de discriminación llevan al TJUE a sostener que el derecho de la UE “no consagra, como tal, un principio general por razón de obesidad en el ámbito del empleo y  la ocupación”.

Sin embargo, el tribunal da un paso más, y aclara que si dicha obesidad «impidiera su participación plena y efectiva en la vida profesional en igualdad de condiciones con los demás trabajadores a causa de su movilidad reducida o a causa de la concurrencia de patologías que no le permitieran realizar su trabajo o que le acarrearan una dificultad en el ejercicio de su actividad profesional».

En definitiva, será el tribunal danés el que decida si el Sr. Karsten Kaltoft sufre estas limitaciones y en tal caso será la empresa la que tendrá que demostrar que el despido no se ha debido a causas discriminatorias.

Aunque en nuestro derecho no exista todavía el derecho a trabajar desde casa por estar obeso, como le ocurría a Homer en el famoso capítulo, tal vez la jurisprudencia más moderna tome como referencia este caso y acabe estableciendo la obesidad como una causa más de discriminación.

 

Imagen| simpsononline

Más infomración| sentencia completa

RELACIONADOS