Historia 


Diocleciano, el emperador que dimitió

Tras el asesinato del emperador Numeriano, en el 284, Diocleciano dio muerte a Arrio Aper, el presunto homicida, y fue proclamado emperador por el ejército de Asia Menor. Se ponía punto final a casi cincuenta años de guerras civiles y usurpaciones. La denominada Crisis del siglo III llegaba a su fin.

Representación de la tetrarquía

Representación de la tetrarquía

Diocleciano iniciará su reinado con una idea clara, la de recuperar la gloria de la “Roma Eterna”. Y para ello, acometerá una serie de reformas encaminadas a evitar las continuas usurpaciones por parte de oficiales del ejército. La reforma consiste en la división en dos partes, la oriental y la occidental, de todo el Imperio. Cada parte estará gobernará por un emperador. Diocleciano Augusto en la parte oriental y nombra a un hombre de confianza, Maximiliano Augusto, como emperador de la parte occidental. Estos emperadores estará apoyados por dos Césares: Constancio Cloro colaborará con Maximiliano y Galerio con Diocleciano. Es el llamado Gobierno de los Cuatro o Tetrarquía. Cada 20 años los emperadores finalizarán sus mandatos y serán sustituidos por los Césares, quienes a su vez nombrarán a nuevos Césares. La división política  lleva a una nueva organización administrativa del mundo romano. La bipolarización de la autoridad imperial dará buenos resultados. Diocleciano llevó a cabo una serie de importantes reformas internas que perseguían centralizar el poder, racionalizar la administración, sanear la economía y reorganizar el ejército. Se recortó la autoridad del Senado, se separó en cada provincia el gobierno civil del militar para impedir las usurpaciones imperiales, estableció nuevos impuestos, tanto territoriales como personales (capitación), e hizo obligatorio el culto a Júpiter como elemento cohesionador del imperio, lo cual provocó la última gran persecución contra los cristianos entre los años 303 y 311.

En el 305, ya enfermo y debilitado, renunció a sus responsabilidades políticas, abdicó en favor de Galerio y obligó a Maximiano a hacer otro tanto en beneficio de Constancio Cloro. Convirtiéndose en el primer emperador romano en dejar voluntariamente su cargo. Dedicó sus últimos años a la vida contemplativa en su palacio de Spalato (actual Split), que sólo abandonó para intentar solucionar sin éxito las disputas existentes entre los tetrarcas (307), murió en su retiro de Spalato en el 316.

Palacio de Diocleciano en Split

Palacio de Diocleciano en Split

Hoy en día el Palacio de Diocleciano está considerado una de las ruinas romanas mejor conservadas. Abarcan más de 30000 metros cuadrados y están ubicados en el corazón de la actual Split (Croacia).

Unas 3000 personas viven dentro del antiguo espacio del palacio y desde 1979 es considerado Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Vía| Palacio de Diocleciano, A. Bautista, Estudios sobre Diocleciano

Imágenes | Dave Meler W. Commons

RELACIONADOS