Jurídico 


Dinámica de la obligación de cotizar en el sistema general de la Seguridad Social

 

En el presente artículo analizaremos las fuentes de financiación del sistema de Seguridad Social, haciendo referencia a los sujetos que están obligados y son responsables de la cotización.

Las prestaciones sociales están al orden del día, en numerosas ocasiones oímos hablar del desempleo, de la baja por maternidad, de la jubilación… Son diferentes prestaciones que reciben los trabajadores cuando cesan en el trabajo, pero, ¿quién financia dichas prestaciones? Las fuentes de financiación del sistema de Seguridad Social son: cotizaciones, tanto de empresarios como cotizaciones de personas protegidas (trabajadores por cuenta ajena y trabajadores por cuenta propia); aportaciones públicas y otros ingresos diversos. El sistema español de Seguridad Social, en su modalidad contributiva se financia, en una cuantía muy importante a través de las cotizaciones sociales. Tales cotizaciones son las aportaciones económicas que trabajadores y empresarios realizan con la finalidad de sostener financieramente el sistema.

Sujetos obligados y responsables de la cotización.

Financiación del sistema de Seguridad Social

Financiación del sistema de Seguridad Social

Los sujetos obligados a cotizar al Régimen General son los trabajadores comprendidos en su campo de aplicación y los empresarios por cuya cuenta trabajen aquellos. Art 103.1 TRLGSS (Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social).

La cotización comprende dos aportaciones, la del empresario y la del trabajador. Cada uno de ellos, empresario y trabajador, están obligados al pago de su respectiva cuota, siendo nulo todo pacto individual o colectivo por el cual uno de ellos asuma total o parcialmente la cuota o parte de cuota a cargo del otro. Esta práctica esta siendo muy utilizada en la actualidad y es causa de la mayoría de empleos precarios.  La nulidad de pactos aparece recogido en el art. 7.3 del Reglamento General de Cotización (a partir de ahora RGC).

Sujetos responsables: responsable directo y responsables conexos:

En este artículo, tan solo vamos a hacer referencia al responsable directo. Se distingue un único responsable principal y directo y otros responsables conexos, bien solidarios o subsidiarios.

En cuanto al responsable directo del cumplimiento de la obligación de cotizar al Régimen General de la Seguridad Social es el empresario, que ingresará las aportaciones propias y las de sus trabajadores en su totalidad. A dicho fin, el empresario descontará a sus trabajadores en el momento de hacerles efectivas sus retribuciones, la aportación que corresponda a cada uno de ellos. Véase art. 104.2 TRLGSS. Si no efectúa el descuento en dicho momento, no podrá realizarlo con posterioridad, quedando obligado a ingresar la totalidad de las cuotas a su exclusivo cargo.

Dinámica de la obligación de cotizar. 

Distinguiremos entre nacimiento, duración y extinción de la obligación de cotizar.

En cuanto al nacimiento, cabe destacar que la obligación de cotizar nace con el comienzo de la prestación del trabajo, incluido el periodo de prueba, aunque el empresario haya incumplido sus obligaciones de inscripción, afiliación o alta. La mera solicitud de afiliación o alta ante la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social surte idéntico efecto. Esto aparece recogido en el art. 106 del RD 2064/1995.

En cuanto a la duración, cabe destacar que la obligación de cotizar se mantiene mientras el trabajador permanezca en alta o continúe con su actividad laboral, aunque esta no tuviera carácter continuo.  La obligación de cotizar subsiste en las siguientes situaciones, en las que no se realiza actividad alguna:

  • Situaciones de incapacidad temporal, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural.
  • Cumplimiento de deberes de carácter público y desempeño de cargos de representación sindical que no den lugar a la excedencia en el trabajo.
  • Convenio especial.
  • Desempleo contributivo y asistencial.
  • Vacaciones anuales retribuidas y no disfrutadas por extinción del contrato.
  • Periodo correspondiente a los salarios de tramitación en los supuestos previstos en el art. 56 del Estatuto de los Trabajadores

Es importante señalar que la situación de cotizar se suspende durante la situación de alta especial por huelga y cierre patronal. Art. 106 TRLGSS.

Por último, y no menos importante, de la Extinción cabe destacar que la obligación de cotizar se extingue

Trabajadores en una viga

Trabajo, cotización y recaudación.

con el cese efectivo en el trabajo y la comunicación en tiempo y forma de la baja en el Régimen General de la Seguridad Social. Si no se solicita la baja o ésta se formula fuera del plazo y en modelo o medio distinto de los establecidos, no se extinguirá la obligación de cotizar hasta el día en que se cumplimente dicha obligación.

En los supuestos de baja de oficio, la obligación de cotizar se extingue desde el mismo día en que se haya llevado a cabo la actuación de la inspección de trabajo o se haya recibido los datos o documentos que acrediten el cese en el trabajo o situación de que se trate. Por otra parte la mera solicitud de la baja y el reconocimiento de la misma no producirá la extinción de la obligación de cotizar ni tendrá los demás efectos de la misma si continuase la prestación de servicios.

 

Vía| Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social , Estatuto de los trabajadores, lecciones de derecho de la Seguridad Social de Julia Muñoz Molina

Más Información| Seg-social

Imagen| Financiación , Trabajo, cotización y recaudación. 

 

 

RELACIONADOS