Coaching Profesional, Economía y Empresa, Emprendedores 


Diferénciate: diez consejos

 

TOMORROW WAVE

Diferénciate: diez consejos

Al terminar la carrera pueden ocurrir dos cosas: encontrar trabajo, o no. Obvio, es cierto. Hay personas que lo encuentran sin problemas, antes de acabar ya tienen contratos firmados en las empresas o despachos top (o lo que nos han vendido como tal en la universidad), en su gran mayoría se lo merecen y así les respalda un expediente con grandes resultados fruto de un intenso trabajo. Pero no solo el expediente es determinante (ni debería serlo). Hay muchos factores, entre los que no falta la suerte. Luego están los que, desafortunadamente, no han encontrado empleo. En este último caso tenemos dos subgrupos, los que han tenido muchas entrevistas y finalmente no han sido contratados y los que han tenido alguna o ninguna entrevista.

Cuando empezamos la carrera apenas somos conscientes de la repercusión que tendrá nuestro rendimiento a cinco años vista. Tiene su lógica, no tiene nada que ver la forma de pensar que se tiene con 18 años que con 23. Es cierto que solo se vive una vez, pero hay que encontrar un término medio (hay tiempo para todo) y vivir más la universidad y las oportunidades que nos brinda, pues con 23 y un título, no se es muy diferente de aquel adolescente.

En mi caso particular, me di cuenta al final y puedo asegurar que gracias a ello hoy trabajo, o mejor dicho, aprendo.

Aquí van mis humildes consejos (hayas acabado la carrera o no):

  1. Muévete. Sé una persona inquieta. En la estupidez que llevamos todos dentro en ocasiones confundimos al inquieto de clase con un pelotero. Sé ese pelota, levanta la mano, no eches raíces en la silla. Coge el tema que estés estudiando e investígalo, pero sobre todo, trata de relacionarlo con temas de actualidad y pregunta al profesor en clase o fuera. Verá tu interés pero además, tendrás una gran fuente de respuestas que cuando hayas acabado no encontrarás.
  2. Si estás sin trabajo, ¡no rechaces nada! Aunque depende del sector en que te encuentres, probablemente, tu primer empleo no será el último y aprenderás mucho más que esperando.
  3. Muéstrate. ¿Cómo? La respuesta es Internet. Hoy día lo es todo. Hay muchísimos portales (entre ellos Qué Aprendemos Hoy) que te ofrecen ser visible y lo más importante, enseñar aprendiendo (esto se valora, créeme). Coge un lápiz y escribe de lo tuyo.
  4. Sin idiomas, olvida cualquier consejo, no encontrarás trabajo. Me atrevería a decir que el 90 % de los departamentos de recursos humanos tiran un CV en el que no hay referencias a exámenes oficiales y eso sin contar que parte de la entrevista será en inglés. Empieza hoy y si puedes, vete de Erasmus.
  5. ¿Estudiar un master? En mi opinión, no (aunque de hacerlo bienvenido sea). La mejor formación es la experiencia, por eso te propongo que realices algún curso de especialización (mientras trabajas o buscas trabajo) por varias razones: te quitará menos tiempo que un master (puede cerrarte oportunidades por tema de horarios), es más barato y lo más importante, lo principal es trabajar al acabar la carrera (siendo los cursos un complemento y no al revés).
  6. Vive la universidad. Revista de alumnos, debates, seminarios…
  7. Márcate un objetivo. Cúmplelo y ve a por el siguiente.  No intentes hacer todo a la vez.
  8. Pierde tiempo. Linkedin, Job and Talent…tómate tu tiempo para completar perfiles profesionales (cuantos más mejor), aplicar o redactar cartas de motivación. Si no apuestas por ti mismo, ¿por qué lo va a hacer quien te tiene que pagar?
  9. Según la revista Forbes, a más de la mitad de los empleadores les impresiona que un candidato tenga un blog, pero son muy pocos los que lo tienen. Estamos en el siglo XXI, pierde la vergüenza y empieza el tuyo, no seas el último en hacerlo.
  10. Hagas lo que hagas, sé constante.

En definitiva, emprende en ti mismo, emprende ahora.

 

Vía| Francisco José Hidalgo-Barquero Jiménez

Imagen | The Lean Entrepreneur

En QAH| Tu carrera profesional y tu elemento

RELACIONADOS