Tecnología y Social Media 


Diferencias culturales entre las empresas tecnológicas españolas y las del valle. Serie Silicon Valley (IV)

Ya hemos hablado en artículos anteriores sobre distintos aspectos que hacen a Silicon Valley un lugar único en el mundo. Sin duda, el ambiente de trabajo, bastante diferente al español, influye en gran medida en los avances tecnológicos del valle.

Cada uno de los aspectos que trataremos puede variar un poco según la empresa, pero en términos generales, suelen ser compartidos entre startups e incluso empresas más veteranas.

 

Flexibilidad

Una de las cosas que más choca con la mentalidad española es la ausencia casi total de horarios. No se controla cuánto tiempo pasa el empleado en la oficina, porque incluso se le permite trabajar desde casa. La idea detrás de esto es que cada uno es más productivo a unas horas del día. Hay quién prefiere entrar a trabajar temprano y tener la tarde libre, o quien prefiere hacer deporte por la mañana y quedarse hasta tarde. Lo importante al final del día es que cada uno cumpla con sus objetivos y obligaciones.

 

IMG_0852

Oficinas principales de Twitter en downtown San Francisco

 Vestuario

Ni siquiera los CEOs suelen trabajar en traje y corbata (claros ejemplos son Jobs y Zuckerberg). Normalmente, y ya que los trabajos tecnológicos no suelen ser user facing, el atuendo es muy casual. Vaqueros o pantalón corto, sudadera y deportivas suele ser lo habitual en el valle.

 

Transparencia

Cada empresa a su medida, pero en general, los empleados tienen acceso a información sensible de la empresa. Esto es imprescindible, porque como comentamos en otro artículo, una de las maneras de compensación son acciones de la compañía. Empresas grandes como Facebook, Google o Twitter, tienen sesiones periódicas de preguntas y respuestas con los directivos.

 

Reuniones

Ausencia casi total. A excepción de las  standup meetings, que suelen ser muy rápidas y cuyo objetivo es poner al día al equipo sobre en qué tareas trabajará cada miembro.

 

Respeto máximo a los ingenieros

El empleador sabe que el futuro de su empresa depende del rendimiento de sus empleados, por lo que el respeto a ellos es máximo. No se escatima en gastos para su comodidad (pantallas, standing desks, último hardware…) y no se les distrae cuando están concentrados.

 

Menos miedo al fracaso

No tener tanto miedo al fracaso ayuda a poder experimentar con nuevas tecnologías o ideas aparentemente locas, que en algunas ocasiones, acaban dando lugar a grandes innovaciones.

 

Estas son las principales diferencias culturales con las empresas españolas. Sin embargo, cabe destacar que esta flexibilidad exige mucha responsabilidad, y que en ocasiones, se acaban trabajando largas horas para poder cumplir los objetivos. Al final del día, la empresa de Silicon Valley busca construir y terminar proyectos. Y tú, ¿prefieres este modelo americano o la visión más conservadora que hay en España?

 

 

Via| Miguel Carranza

Imagen| Google

RELACIONADOS