Historia 


Día de Navidad en las dos Grandes Guerras

 

Lo peor que conoce el hombre hasta el dia de hoy es la guerra, sin duda, y sobre todo sus concecuencias. A lo largo de la Historia las numerosas guerras han devastado paises y han sepultado a miles de jóvenes, niños, mujeres y un largo etcétera. Sin embargo, en las fechas que estamos de Navidad, nos conlleva a hacer hechos nobles y de buena voluntad incluso en los periodos de guerra. Entre los hechos mas conocidos son los que ocurrieron en las dos guerras mundiales, el dia de Navidad de 1914 y en 1944.

En las Navidades de 1914, los soldados alemanes caminaban por el frente adornando los árboles con luces o pequeños objetos y a la vez, cantaban villancicos entre el gran asombro de las tropas francesas e inglesas. Éstos soldados se iban acercando a los alemanes cantando a su vez otros villancicos y canciones. Sin duda alguna, era un hecho irreal. Al poco tiempo, muchos soldados alemanes empezaron a sacar banderas blancas, los soldados ingleses y franceses no se lo creían y dudaban de ello, pero no había nada de mentira en estos hechos, eran sinceros con el «espíritu de la Navidad».

partido

El día de Navidad de 1914, los tres ejércitos (francés, británico y alemán) dejaron las armas y se enfrentaron en un partido de fútbol.

Durante este dia de Navidad, se olvidaron que dias atrás se estaban matandolos unos a los otros, en ese dia no solo cantaron los tres ejércitos, sino que también pudieron recoger a los difuntos en ambos frentes y trincheras. Era  la situación tan asombrosa que se empezaron a intercambiar paquetes de tabaco, chocolate y otras cosas, pero lo más asombroso era que los soldados se daban el pésame por los hombres que habían caido y  hablaban sobre sus familiares, hijos, mujeres, y demás familiares que vivian lejos de ellos. Asi lo cuenta un soldado en su diario, Frank Richards:

“Levantamos un pizarrón con ‘Feliz Navidad’ escrito. El enemigo también levantó uno igual. Dos de nuestros hombres arrojaron su equipo a el suelo y saltaron para afuera de su parapeto con las manos sobre sus cabezas al mismo tiempo que dos de los alemanas hacían lo mismo; los dos nuestros caminaron para encontrarse con ellos.” “Se dieron las manos y entonces todos nosotros salimos de las trincheras y así mísmo también hicieron los alemanes.”

Aparte de estos acontecimientos, uno de los soldados alemanes cogió un par de trapos y telas, transformandolo en algo parecido a una pelota, por lo que rápidamente se jugó un partido de fútbol entre los tres ejércitos, asi lo comenta un soldado inglés, Bertie Felstead:

“Fabricaron algo parecido a una pelota y comenzamos a jugar, aunque la verdad es que no se puede hablar de partido porque de cada lado había por lo menos cincuenta soldados y nadie se encargó de contar los goles…”

Antes este suceso de unión y buena correspondencia entre este grupo de personas, los altos cargos y oficiales de los ejércitos condenaron este suceso, ya que durante la guerra se estuvieron lanzado y bombardeando insultos, vejaciones y muerte. De esta conclusión se podría intuir si este estado de fraternidad en esta guerra pudo acabar con la guerra, no se sabe, ya que no ocurrió, pero algunos soldados dicen que si, entre ellos Albert Moren.

Fritz-Vincken-y-Ralph-Blank

En 1996 en una entrevista el joven Fritz Vincken y el soldado herido Ralph Blank se conocieron.

El otro suceso navideño que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial fue el día de Navidad de 1944. Unos soldados norteamericanos heridos tras el ataque que hicieron los alemanes con sus panzers en las Ardenas (Bélgica), huyeron por el campo tras haberse perdido. Ellos, toparon con una casa en el bosque. En esta casa estaba un joven de 12 años, Fritz Vincken y su madre. Los tres soldados americanos entraron en la casa tras pedir ayuda, ya que sus heridas, el frio y la falta de alimentos castigaban  sus cuerpos, la madre aún sabiendo que estaba condenada a pena de muerte si esto se supiese, lo hizo.

Al poco rato, llamaron a la puerta, eran unos soldados alemanes que habían seguido el rastro de sangre, tras averiguar que había allí unos soldados americanos, entraron. Pero la situación de los alemanes no era mucho mejor que la de los americanos, así que, tras unos silencios y dudas se sentaron todos juntos. Al dia siguiente, recuperado el herido, los soldados alemanes les llevaron hasta las líneas de los aliados y se despidieron. Años más tarde, en 1996 en una entrevista el joven Fritz Vincken y el soldado herido Ralph Blank se conocieron.

 

Vía| Navidad de 1914  Navidad de 1944

Más información| Documental Tregua IGM 

Imagen|  Partido de fútbol   Reencuentro 

Vídeo| Trailer “Feliz Navidad”

RELACIONADOS