Jurídico 


Devoluciones en caliente en las fronteras de Ceuta y Melilla (II): el procedimiento legal de devolución

En los últimos meses ha entrado en Melilla la mitad de inmigrantes que en todo el año pasado.

En los últimos meses ha entrado en Melilla la mitad de inmigrantes que en todo el año pasado.

Han transcurrido ya varias semanas desde que explicamos en el primer post de esta serie los conceptos previos relacionados con la devolución, así como la diferencia con otras medidas similares contempladas en la Ley de Extranjería española. Sin embargo, la situación en las fronteras de Ceuta y Melilla parece no haber mejorado y las imágenes de inmigrantes encaramados a las vallas se siguen sucediendo, desembocando todo ello un ambiente cada vez más tenso.

Pero, ¿cuál es el procedimiento legal de devolución?  ¿Se están cumpliendo realmente los requisitos para llevarlo a cabo?

El artículo 23 del Reglamento de la Ley de Extranjería establece que no será necesario un expediente de expulsión para la devolución de los extranjeros que, habiendo sido expulsados contravengan la prohibición de entrada en España, o bien, que pretendan entrar irregularmente en el país.

No obstante, estos últimos deberán ser conducidos con la mayor brevedad posible a la correspondiente comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, para que pueda procederse a su identificación y ser dados de alta en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

En este procedimiento administrativo (no judicial) de devolución, el extranjero deberá contar con asistencia jurídica y con la asistencia de un intérprete si es necesario, siendo ambas gratuitas cuando el interesado carezca de recursos económicos suficientes.

Cuando la devolución no se pudiera ejecutar en el plazo de 72 horas, se solicitará de la autoridad judicial la medida de internamiento en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE). Es importante saber que, así como la estancia en el CETI es voluntaria por parte del inmigrante, el CIE ya sí que es un establecimiento donde los extranjeros están privados de libertad, puesto que ha sido autorizado por un juez.

¿Qué ocurre normalmente? Pues que es muy difícil ejecutar la devolución del inmigrante dentro del plazo de 72 horas, ya que hay que averiguar de qué país es (tarea complicada al venir indocumentados y mentir en muchas ocasiones sobre el lugar de su procedencia), hay contactar con las autoridades de dicho país, esperar que éstas lo reconozcan como ciudadano suyo y, finalmente, que dichas autoridades consientan la devolución. Por tanto, los inmigrantes son conducidos al CIE, donde el periodo máximo de internamiento es de 60 días. Una vez transcurrido éste, el inmigrante quedará de nuevo en libertad aunque siga pendiente el procedimiento de devolución/expulsión.

El extranjero podrá interponer recurso contencioso-administrativo o ejercitar la acción correspondiente contra la resolución de devolución una vez agotada la vía administrativa. Asimismo, no podrán ser devueltas las mujeres embarazadas cuando la medida pueda suponer un riesgo para la gestación o para la salud de la madre.

Llegados a este punto, podemos intuir si las “devoluciones en caliente” se ajustan  o no a la legalidad. En la próxima entrada lo veremos con detalle. Mientras tanto, juzguen ustedes mismos.

Vía| Reglamento de la Ley Extranjería

Imagen| Diario de Navarra

En QAH| Devoluciones en caliente en las fronteras de Ceuta y Melilla (I): Conceptos previos, Devoluciones en caliente en las fronteras de Ceuta y Melilla (III): ¿son legales?

 

RELACIONADOS