Jurídico 


Devengo de salarios de trámite tras la reforma laboral (novedades)

En primer lugar, y como recordatorio, analizaremos la definición de los salarios de trámite antes y después de la Reforma referida, tratándose de aquellos salarios que el empresario pone a disposición del trabajador cuando se encuentre desempleado como consecuencia de un Despido Improcedente (Art. 56.2 Estatutos de los Trabajadores), desde el día siguiente del despido hasta que se reconozca la improcedencia del mismo, o se lleve a cabo la readmisión del trabajador.

 

reforma-laboral-mexico_foroCon la normativa anterior a la Reforma, el empresario, podía quedar exonerado del abono de los salarios de trámite, si  reconocía la improcedencia del despido en el plazo de 48 horas siguientes a producirse el despido, poniéndolo en conocimiento del trabajador y ofreciéndole la indemnización correspondiente a la improcedencia del cese.

 

La novedad existente tras la publicación de la Reforma Laboral 2012, Real Decreto-ley 3/2012, es la desaparición de los salarios de tramitación para el supuesto que el empresario opte en caso de improcedencia del despido por la indemnización. Como consecuencia de la Sentencia dictada  por el Tribunal Supremo de 21 de Julio de 2016 en la que asienta una Doctrina interesante, de conformidad con el Art. 110.1 c) de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social por la cual desaparecen los salarios de tramitación (salvo como hemos referido en casos de readmisión), teniendo en cuenta que supone, cuando exista por parte de la empresa dificultades o imposibilidad de readmisión ello provoque mayor responsabilidad que la de la correspondiente indemnización por despido improcedente, de ahí, la novedad introducida de:

En aquellos supuestos en que exista imposibilidad de readmisión de un trabajador en la empresa (ya sea por cese, cierre del centro de trabajo, o cualquier otra imposibilidad legal o material), o cuando la Sentencia de instancia declare la improcedencia del despido, no da opción a que la empresa pueda elegir entre la readmisión o indemnizar, todo ello debido a la imposibilidad existente.

En consecuencia, el Tribunal Supremo concluye, que el trabajador tiene derecho a percibir los salarios de tramitación desde la fecha del despido hasta la fecha de extinción de la relación laboral, requiriendo el cumplimiento de:

  1. Que la extinción de la relación laboral sea expresamente solicitada por el trabajador demandante.
  2. Que en el acto de juicio se acredite la imposibilidad de su readmisión por cese o cierre de la empresa u otra imposibilidad material o legal.

La razón última de fallo de la Sentencia es que el empresario no realiza la opción, ya que es imposible la readmisión del trabajador, entrando en juego el principio de economía procesal y la tutela efectiva del trabajador.

Como conclusión, las empresas deben tener en cuenta el coste adicional que supone aquellos casos en los que vayan a despedir a trabajadores cuya eventual readmisión en la empresa pueda resultar imposible.

 

Más información| Estatuto de los Trabajadores – BOE.es,  Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social.

Imagen|Laboral

RELACIONADOS