Ciencia, Neurociencia 


Deterioro Cognitivo Leve: ¿demencia incipiente?

El Deterioro Cognitivo Leve (Mild Cognitive Impairment) es la denominación más popular para designar al inicio del proceso neurodegenerativo que sufren algunas personas en la edad adulta, mayoritariamente en la tercera edad. Éste es un ligero declive en las funciones cognitivas, pero sin que éstas lleguen a formar el cuadro de una demencia. Es una categoría para encuadrar a quienes se encuentran en un lugar intermedio entre el continuo del envejecimiento normal y el patológico.

Evolución DCL.

Evolución del envejecimiento patológico.

Esta categoría engloba a un grupo de personas que están en riesgo de desarrollar un proceso neurodegenerativo patológico en un futuro próximo. El conocimiento de un inicio del deterioro permite prevenir o retrasar la aparición de una demencia que podría darse hasta en un 40% de las personas que padecen Deterioro Cognitivo Leve.

El Consenso de Montreal y el Mild Cognitive Impairment Working Group del European Consortium on Alzheimer´s Disease proponen criterios muy similares para el diagnóstico del citado declive cognitivo:

  • Quejas subjetivas sobre un menor rendimiento durante el último año a nivel funcional (independencia y calidad de vida del día a día) y/o de las funciones cognitivas  (atención, memoria, orientación, planificación, razonamiento, habilidades visoespaciales, etc). Las quejas pueden ser manifestadas tanto por el paciente como por su familia o personas cercanas.
  • Ausencia de problemas en las actividades de la vida diaria (cuidado personal y movilidad en el hogar), aunque pueden existir dificultades leves con las actividades instrumentales complejas (tareas domésticas y movilidad fuera del hogar).
  • Corroborar el inicio del deterioro cognitivo mediante una valoración neuropsicológica.
  • No cumplir los criterios de demencia.
Envejecimiento normal - DCL - E. Alzheimer

Envejecimiento normal – DCL – E. Alzheimer

El Deterioro Cognitivo Leve (DCL) se divide en cuatro subcategorías en función del área o áreas cognitivas afectadas que presente el paciente. Esta subdivisión se produce con la intención de dar orden a un grupo heterogéneo y dar previsión al desarrollo clínico ulterior de cada grupo, tal como propone Petersen (2.003).

Las cuatro subcategorías del Deterioro Cognitivo Leve son:

  1. DCL amnésico: la memoria es la única función cognitiva afectada, preservando el resto de funciones superiores. Es la forma más frecuente, más conocida y más estudiada. Proponen una posible evolución a Enfermedad Tipo Alzheimer.
  2. DCL de dominios múltiples amnésico: varias áreas cognitivas se ven mermadas ligeramente, incluyendo problemas de memoria, pero sin llegar a ser una demencia. Proponen una posible evolución a Enfermedad Tipo Alzheimer o Demencia Vascular.
  3. DCL de dominios múltiples no amnésico: más de una función superior ha reducido su rendimiento, sin embargo ninguna de ellas es la memoria. Proponen una posible evolución a Demencia Vascular o Demencia por Cuerpos de Lewy.
  4. DCL de dominio único no amnésico: sólo una función cognitiva muestra un deterioro, sin embargo ésta no es la memoria. Proponen una posible evolución a Demencia por Cuerpos de Lewy o Demencia Frontotemporal.

Por tanto, si conocemos a alguien cercano que pudiera haber bajado su rendimiento en el último año, se recomienda acudir al médico de cabecera para que el paciente sea derivado a neurología para ser evaluado o buscar un neuropsicólogo con experiencia en demencias. DCL

Probablemente quien acuda a neurología será evaluado con un screening tipo MMSE, MEC, MoCa, Test de los 7 Minutos o Test del Dibujo del Reloj, y quizá lo complementen con el Índice de Barthel para conocer la autonomía del paciente.

Si deciden acudir a un neuropsicólogo, éste deberá valorar: orientación, memoria, atención, lenguaje, praxias, gnosias, funciones ejecutivas y habilidades visoespaciales. La valoración del rendimiento en todos los dominios facilitará un diagnóstico certero y pondrá las bases para planificar una psicoestimulación personalizada.

Por último, se recomienda hacer actividad física leve o moderada 3-4 veces por semana, llevar una dieta equilibrada, regular las horas de sueño nocturnas evitando la somnolencia durante el día y mantener una vida social activa.
* Vía| “Rehabilitación neuropsicológica: Intervención y práctica clínica”, O. Bruna, T. Roig, M. Puyuelo, C. Junqué y Á, Ruano, (2.011).
* Imagen| Envejecimiento normal – DCL – Enf. Alzheimer, Evolución del envejecimiento patológico, Deterioro cognitivo.

RELACIONADOS