Actualidad Económica, Economía y Empresa 


Después del Brexit

Desde Qué Aprendemos Hoy ya estábamos siguiendo el posible impacto que el Brexit podría tener en la economía pero, ahora que finalmente han salido los resultados a favor de salir de la UE, el futuro económico y político de Reino Unido resulta, cuanto menos, incierto.

Si bien es cierto que hay noticias en prensa que pueden dar pie a pensar que el Brexit no se materializar, por ejemplo el posible veto por parte de Escocia o la recogida de firmas para la repetición del referendum, desde la Comisión Europea ya se ha pedido al Gobierno Británico que vaya desarrollando un plan de salida para calmar los mercados y reducir la incertidumbre de todos los ciudadanos. Si han tomado esa decisión, han de ser consecuentes y buscar un modelo económico mediante el cual relacionarse con la UE.

¿Qué tipo de acuerdos bilaterales se están barajando?

Las relaciones comerciales entre Reino Unido y la Unión Europea son innegables y precisa, por tanto,  “un acuerdo comercial de urgencia” para establecer un marco en cuanto a seguridad jurídica, aranceles e inversiones, entre otros elementos.

Jean-Claude Piris, uno de los juristas del Tratado de Lisboa, ya se ha adelantado a esta necesidad y propone en su informe distintas alternativas: ser miembro del Espacio Económico Europeo como Noruega, miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio como Suiza, adoptar el modelo suizo y negociar acuerdos bilaterales, cerrar un acuerdo comercial con la Unión o apoyarse simplemente en las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Sin embargo, en sus propias palabras “Muchas de estas opciones no son concebibles por razones políticas o económicas. Creo que es inconcebible que el Reino Unido acepte adherirse al Espacio Económico Europeo”. Entre dichas razones se encontrarían el pagar a la UE una contribución financiera, aceptar el libre movimiento de trabajadores y las legislaciones comunitarias específicas del mercado interior. Consecuentemente, esto deja pocas alternativas a Reino Unido a no ser que creen un nuevo acuerdo, atrasando por tanto el proceso de “divorcio” con la UE.

¿Y qué pasará con las ayudas?

Más allá de las relaciones comerciales entre ambas partes, hay más aspectos económicos a puntualizar como el presupuesto comunitario, las ayudas ya programadas y otros grandes proyectos de transporte e infraestructura.

Por un lado, el Reino ya ha contribuido en 2015 con unos 12.900 millones de libras al presupuesto de la UE, una vez se deduce el “cheque británico” (una devolución anual de su contribución a las arcas comunitarias). Mientras que, por otro lado, también ha recibido ya 4.400 millones de libras en ayudas para diversos conceptos por parte del Fondo Europeo Agrícola de Garantía, del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y del Fondo Social Europeo.

Esto deja a Reino Unido con una contribución neta (lo que ha aportado una vez se le resta lo que ha recibido) de 8.500 millones de libras en 2015. Sin embargo, el presupuesto es a varios años vista ya que hay proyectos y planes estratégicos que duran más de un año -por lo que el presupuesto abarcar dicho periodo-. Con lo que el Reino Unido tendrá que aportar hasta 2020, el fin del actual presupuesto plurianual anualmente entre 7.300 millones de libra y 11.200 millones, y mientras siga siendo miembro de la UE tendrá que seguir pagando su contribución.

Vía|El Economista
Más información|BBC
Imagen|Agencia Sinc
En QAH| ¿Y si de verdad hay ‘Brexit’? Cómo afectaría a la economía de Reino Unido

RELACIONADOS