Jurídico 


Despido disciplinario por incumplimiento del Código Ético de la empresa

Hoy no vengo con un tema jurídico puro y duro, hoy vengo con una sentencia con un contenido que cuanto menos da lugar a la reflexión.

Os pongo en antecedentes. Se trata de una trabajadora que presta servicios en una Mutua y cuyo trabajo consiste en visitar a ciertos proveedores y emitir prefacturas por sus servicios, a la que se la despide por ausentarse de la oficina para la visita de ciertos proveedores, comprobándose por la Mutua que la actora no había visitado tres de los establecimientos planificados.

Por este hecho, la empresa como MEDIDA EJEMPLARIZANTE procede a despedir a la actora por despido disciplinario. Pongo en mayúsculas medida ejemplarizante porque se despide a la trabajadora por una falta muy grave (según la empresa) de trasgresión de la buena fe contractual, fraude, deslealtad y abuso de confianza… realmente si que es ejemplarizante si…Te despido a ti

La sentencia analiza los hechos y los magistrados igualmente quedan un poco sorprendidos por la decisión de la empresa. La actora, con doce años de antigüedad en la empresa, se ausenta tres horas de su trabajo sin justificación, mintiendo a la directora de la oficina, asegurando que había visitado a ciertos proveedores que se comprobó que no era cierto, subsanando esa misma tarde los cometidos que decía haber ejecutado.

La sentencia a continuación va a los principios básicos del despido disciplinario. El despido disciplinario, como sabemos, al tratarse de la máxima sanción establecida por nuestro ordenamiento laboral, debe sujetarse a la denominada teoría gradualista y al principio de proporcionalidad.

Lo que esta claro en este supuesto y la sentencia así lo afirma también es que <se abusa de los tipos legales o convencionales genéricos en cuanto afecta al principio de tipicidad>Bajo el prisma de las causas disciplinarias del Estatuto de los Trabajadores (que son bastante genéricas algunas de ellas) se intentan incluir comportamientos que en ocasiones no cuadran muy bien con el tipo legal. Por ello, la facultad que tiene el empresario para sancionar se debe adecuar al sistema sancionador que prevea el convenio, sin olvidar el principio de tipicidad. Cuando el incumplimiento no encaje en el cuadro sancionador del convenio colectivo como faltas muy graves (las únicas que producen un despido disciplinario) se debe declarar la improcedencia del mismo.

Aquí ya dice la sentencia taxativamente <Al margen del deber de lealtad, es decir el deber de no mentir, inherente a la relación del contrato de trabajo, resulta desproporcionado que una trabajadora con doce años de antigüedad, se encuentre sancionada con una decisión de despido por una conducta que consistió en ausentarse del trabajo sin justificación durante casi tres horas, un día que cumplió una jornada de doce horas y en las que a pesar de no haber realizado las visitas que decía haber hecho para justificar su ausencia, resolvió sus obligaciones mediante correo electrónico, por lo que no habiéndose acreditado que la actora incurriera en trasgresión de la buena fe, deslealtad o abuso de confianza se impone que la demanda sea estimada y el despido sea declarado improcedente>.

Lo realmente interesante de la sentencia es que la empresa alega que la trabajadora incumplió el Código Ético establecido y que el mismo es un documento común que recibe cada empleado al entrar en la compañía. Lo que caracteriza a este código ético es que es un documento que contiene unas recomendaciones de comportamiento pero que <no tienen sanción legal, quedando su ámbito de aplicación constreñido a la autoexigencia, dado que el texto omite mecanismos de control o de sanción>.

Por esta razón, la empresa se extralimita en la sanción impuesta, en primer lugar,  por no haberse aplicado de forma correcta la graduación de la infracción y la sanción y, en segundo lugar, porque el código ético no tiene un valor jurídico de norma y, por ende, no se puede sancionar en base al mismo. Debemos estar atentos a la utilización de este tipo de documentos que bajo el prisma de norma se intente despedir a un trabajador por su incumplimiento que, como reitero, no es viable jurídicamente. Como comentario final, en la sentencia se afirma que los gerentes de esta Mutua tienen procedimientos abiertos con Hacienda por deudas de millones de euros en conceptos de comidas, viajes… ¿donde se encuentra el código ético en este caso?

 

Más información| FREMAP

Imagen| Te despido a ti

RELACIONADOS