Jurídico 


Despedido por celebrar la Eurocopa

D. Jesús Ángel es conductor de una empresa de transportes en Cartagena. Debido a una crisis de ansiedad se pide una baja el 27 /06/2012. Apenas unos días después, 1/07/2012 fue su hijo al puerto de Cartagena, donde estuvo con unos amigos en la Feria Gastronómica, bebiendo, conversando y riendo continuamente. Esa misma tarde el trabajador, vestido con la camiseta de la selección española de fútbol y con el rostro pintado con los colores de la bandera, vio el partido de fútbol final de la Eurocopa. Durante el partido “dio constantes muestras de alegría con saltos, brazos en alto y levantando en volandas a su hijo“. El día 3 de julio, “tras decorar su vehículo con los colores de la bandera de España” lo cargó con sillas de playa, sombrilla y nevera y se marchó a la Manga del Mar Menor.

despido por eurocopaAl enterarse de estos hechos, la empresa le despide, por considerar que realiza actividades que son incompatibles con la patología que le impide trabajar. Entiende que la patología ya ha sido superada y debería incorporarse al trabajo cuanto antes.

El Juzgado de lo Social considera improcedente el despido, porque entiende que los actos que realiza Jesús Ángel no son incompatibles con su enfermedad, incluso pueden mejorar su curación.

Sin embargo, el TSJ de la Región de Murcia consideró que los hechos probados evidenciaban que “sus síntomas habrían desaparecido, y tendría obligación de no retrasar su baja médica, debiendo incorporarse a su trabajo de manera inmediata, y, al no hacerlo así, se estaría actuando de manera desleal con la empresa, trasgrediendo la buena fe contractual, siendo tal conducta “per se”, grave y culpable, pues ello ha generado en la empresa una pérdida de confianza que, por su especial y esencial naturaleza, no admite grados de valoración, y una vez producida se rompe el equilibrio de las relaciones trabajador-empresario

Puede que usted, vea este caso de manera clara. Sin embargo no toda realización de actividades lúdicas durante una incapacidad puede justificar un despido. De hecho es célebre el caso resuelto por la STSJ de la Comunidad Valenciana 26/5/2006, que declaró improcedente el despido de un trabajador que estando de baja por depresión se va de bares y se toma copas y tercios de cerveza porque, en opinión de la Sala, “no se aprecia la culpabilidad del sujeto que desconoce el efecto perjudicial que para la curación produce la ingestión de bebidas alcohólicas“.

Más información| sentencia

Imagen| Despido

RELACIONADOS