Coaching Profesional 


Desmonta tus excusas, cumple tus sueños.

¿Cuántas veces te has contado a ti mismo alguna historia para autoconvencerte de que aquello que te gustaría hacer simplemente no puede ser? Todos tenemos una manera muy personal de ponerle barreras a nuestros sueños.  Mi excusa más explotada es “no tengo tiempo”. ¿Cuál es la tuya? Las más recurrentes suelen ser: soy demasiado mayor, soy demasiado joven, seguro que no funciona, no estoy preparado o el comodín de las excusas: no es tan fácil. Esa excusa también la he utilizado yo, sirve para todo.

Y ahora investiguemos un poco más, ¿cuál es tu sueño y qué te impide alcanzarlo? No mires ni señales hacia fuera, está todo dentro de ti. Sé que no es fácil, pero lo que de verdad es complicado es inventarse cosas adaptadas a cada situación para impedir que consigamos aquello que realmente nos apetece. Dejemos de desviar la mirada hacia “lo que creemos que debería ser” y empecemos a construir el futuro que de verdad nos llena.

Coge lápiz y papel. Vamos a empezar:

1.- Define tu objetivo: Elige algo que te gustaría hacer, como un viaje, cambiar de trabajo, tener más tiempo para ti, aprender a bailar, lo que sea. No pienses en si es posible o no, solo escribe un sueño que te gustaría ver realizado.

2.- Detecta las excusas: Supongo que en cuanto leas tu “objetivo”, automáticamente te saldrán todas las barreras posibles, tus armas más usadas y afiladas recordándote que eso que quieres no va a poder ser. Apunta todas esas excusas en una lista, que no se te pase una. Escribe, escribe… para, lee y sigue escribiendo, seguro que te vienen más a la cabeza. Por ejemplo: no tengo dinero, no tengo tiempo, no soy lo suficientemente bueno, no sirve para nada…

VISUALIZO LA RIQUEZA EN MI VIDA

Debes ser positivo y creer en tus soluciones.

3.- Encuentra respuestas: Ahora escribe al lado de cada excusa algo que podrías hacer para solucionar ese impedimento. Piensa en qué soluciones le podrías dar a esa barrera que tienes delante, hazlo de una manera lo más objetiva posible y contraataca cada una de tus impedimentos. Si te quedas en blanco desconecta y vuelve más tarde. Sé creativo, todas las excusas tienen solución.

4.- Hoja de acción: Cuando hayas terminado lee solo la lista de las soluciones, olvídate de las excusas. Ante ti tienes tu sueño con las herramientas para alcanzarlo, una hoja de ruta directa hacia tu felicidad. Tardarás más o menos en conseguirlo, pero la carta de acción la tienes delante y solo queda añadir ganas y valor.

Suerte cumpliendo tu sueño.

Vía| Texto cedido por la autora

Imagen| Visualización

 

RELACIONADOS