Actualidad Jurídica, Derecho Civil 


Desestimación de la primera demanda de nulidad en el “caso Volkswagen”

Hace unos días tuvimos noticia a través de los medios de comunicación de la primera sentencia dictada en nuestro país, el 16 de mayo de 2016, en el “caso Volkswagen”. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Torrelavega desestimó la demanda interpuesta por el comprador de un Volkswagen Tiguan en el año 2012, el cual, alegaba, que el motor de su coche estaba trucado para disimular las emisiones contaminantes, solicitando la nulidad del contrato, o bien su resolución, devolviéndosele el importe de compra del vehículo, o en su caso, una indemnización por dicha cuantía.

#actualidadQAH

Analizando el caso, señalar en primer lugar que la demanda se dirigió contra Parte Automóviles como concesionario oficial donde se adquirió el vehículo y contra Volkswagen – Audi España como fabricante del vehículo, aunque, tal y como recoge la sentencia, éste último no estaría legitimado pasivamente ya que aunque su actividad consiste en la importación y distribución de vehículos Volkswagen en España, la venta de los mismos se realiza por los concesionarios independientes, y, dicha empresa, no fabrica tampoco los vehículos, no siendo por ello parte en el contrato de venta celebrado. Como consecuencia, únicamente el concesionario sería parte demandada.

En segundo lugar, y en relación con la posible nulidad del contrato al haber vendido el concesionario un coche con el dispositivo necesaria para alterar los datos de emisiones contaminante, el Juez considera que el demandante no ha probado que el órgano de dirección del concesionario tuviese conocimiento de la instalación de dicho software en el momento de celebrarse el contrato, desestimando por ello la pretensión de nulidad del contrato.

Asimismo, no existe un vicio del consentimiento del comprador capaz de invalidar el contrato, ya que, el comprador no ha probado que la característica principal que le llevó a comprar el vehículo fuese su disminuida emisión de gases contaminantes, no probando si quiera “que sea una persona con especial preocupación por el medio ambiente” o que “en el momento de adquirir el vehículo buscase algo más que un

medio de transporte de precio adecuado a sus posibilidades económicas”, dictando que, el no conocimiento del software en el vehículo no es de importancia decisiva ni relevante para la celebración del contrato en este supuesto, siendo el contrato plenamente válido y quedando el comprador obligado por el mismo. Por el contrario, el error relevante que supondría un vicio del consentimiento consiste en la creencia inexacta respecto de algún dato que deba valorarse como motivo principal del negocio. Además, tampoco encontraríamos un incumplimiento grave del contrato que implicase su resolución, ya que, a pesar de que cuente con un software “mal intencionado”, el vehículo sigue siendo útil para el fin al que se destina.

Finalmente, en cuanto a la solicitud de devolución de lo pagado, o en su caso, indemnización por dicho importe, el Juez en la sentencia desestima dicha pretensión ya que Volkswagen da una solución técnica adecuada al problema haciéndose cargo de todos los costes, y, asegurando, que una vez retirado los dispositivos, los vehículos afectados cumplirán con todos los requisitos relacionados con las emisiones car-160622_960_720contaminantes, sin variar su potencia o el nivel de ruido de los mismos entre otros. Además, el comprador no ha aportado ninguna prueba sobre la incidencia que dichos dispositivos puedan tener sobre el vehículo, el consumo de combustible o la vida útil del motor. Como consecuencia, no procede condenar al demandante ni a devolver el importe pagado por el comprador en la adquisición del Volkswagen Tiguan, ni indemnizarlo por dicho importe por los daños y perjuicio sufridos.

Esta primera sentencia en el “caso Volkswagen” tiene su importancia como marco para futuras litigios, sin perjuicio de la posibilidad de interponer recurso ante la misma que podrá, confirmar el fallo o revocarlo, creándose así una jurisprudencia de importancia si tenemos en cuenta el número de afectados en nuestro país.

Vía|Sentencia 94/2016, de 16 de mayo
Imagen|Logo Volkswagen | Coche
En QAH| El fraude medioambiental de Volkswagen | El caso Volkswagen y su imputación como persona jurídica | Nulidad, Anulabilidad y Rescisión en nuestro Código Civil | Los vicios en la declaración | Los vicios del consentimiento: apuntes jurídicos

 

RELACIONADOS