Actualidad Económica, Economía y Empresa 


Descenso de la morosidad en España, ¿realidad o ficción?

El Banco de España anunciaba recientemente que la tasa de morosidad ha descendido del 11% en el pasado mes de junio, alcanzando niveles que no se conseguían desde hace dos años.

A simple vista, la recuperación económica parece ser la clave de estos datos, aunque existen otros factores menos conocidos que han colaborado en la reducción del citado porcentaje y que ponen en tela de juicio la realidad de la noticia.

Morosidad

Un nivel de morosidad de 10,9%, ¿positivo o negativo?

Antes de estudiar los factores desencadenantes de la mejoría, conviene analizar el dato en sí. En primer lugar cabe destacar que si bien el nivel de morosidad ha menguado, no deja de ser un porcentaje extremadamente elevado con respecto a las cifras precrisis: antes de 2007, las cifras eran inferiores al 1%, es decir, de cada 100 euros prestados, la banca veía peligrar la recuperación de un euro. En el punto más álgido de la crisis (diciembre de 2013), la tasa rondaba el 14%, momento desde el cual ha experimentado una progresiva caída. Por tanto, el porcentaje actual del 10,9% pese a su descenso, sigue estando más cerca de los niveles presentes en la crisis financiera, quedando aún un largo camino por recorrer para descender al suelo del 1%.

Razones del descenso

Como apuntábamos al principio, el cambio de tendencia en el que está inmerso nuestro país es el pilar en el que se ampara el titular de la noticia: el crecimiento del Producto Interior Bruto de un 1% en el segundo trimestre y un 3,1% en tasa interanual, el superávit de la balanza comercial y la prevista reducción del déficit público en 2016 por debajo del 3% (lo que haría a España salir del Procedimiento de Déficit Excesivo), son datos alentadores para el fortalecimiento de la confianza del consumidor. Indudablemente, estos son los datos que se han expuesto públicamente, pero es necesario conocer otros fundamentos clandestinos que influyen en el 10.9% de tasa de morosidad, a saber:

  • El repunte en la concesión de nuevos créditos bancarios, que reduce la carga de impagados al incrementar el denominador de la ecuación: impagados/total de créditos.
  • La inclusión de los EFC -Establecimientos Financieros de Crédito- para calcular la mora, medida impuesta por el Banco de España que provocó el descenso de la tasa, inicialmente obtenida a partir de bancos, cajas de ahorro y cooperativas.
  • La creación de la Sareb, que en este caso bien desmerece el calificativo de “banco malo” a aliviar la tasa de morosidad mediante la absorción de los activos tóxicos de entidades financieras al borde del abismo.

 ¿Qué hará peligrar el continuado descenso de la tasa de morosidad?

Para finalizar, conviene advertir de la dudosa persistencia de la caída de la mora financiera. Así se ha Descenso de la morosidad en Españapronunciado al respecto Moody’s, la prestigiosa agencia de calificación de riesgos, que apunta a los altos niveles de desempleo (estima un 22% en 2016 y 21% en 2017), y a la inmovilización de los salarios españoles– impasibles ante el encarecimiento de la vida en España-, como motivos de peso para frenar el optimismo de los datos presentados por el Banco de España. Además, señala que en caso de ver incrementada su capacidad económica, el ciudadano destinaría ese superávit al pago de los préstamos hipotecarios antes que a los de consumo, por el miedo a perder la vivienda.

En el contexto internacional, la situación económica de China y la consiguiente guerra de divisas hacen peligrar la relativa recuperación nacional y por consiguiente, la mejora de índices como el que aquí se analiza.

Por el contrario, el florecimiento del mercado inmobiliario español podría ser de ayuda a la rebaja de mora gracias a las actuales negociaciones de venta de carteras dudosas a empresas extranjeras.

Con todo ello, volvemos a la pregunta inicial : ¿ficción o realidad?.

 

Vía| El Economista 

Más información| El Confidencial, Europapress

Imagen|Morosidad, Descenso en la tasa de morosidad

En QAH| Sobre las modificaciones en la Ley de Morosidad, Los nuevos actores del mercado inmobiliario español SAREB (I)(II), Prevención y Gestión de la Morosidad y del Recobro: El Escenario del Riesgo

 

 

RELACIONADOS