Economía y Empresa 


Desaceleración económica en América Latina. De Brasil a Ecuador

Aunque gran parte de la atención sobre Latinoamérica esta centrada en Venezuela, hay una crisis que está ocurriendo en Brasil que podría tener consecuencias mucho mayores para toda la región.

El Banco Central de Brasil reveló una proyección según la cual la economía brasileña se contraerá en un 0,58% durante el 2015, sus peores resultados económicos en los últimos 25 años.

Crisis brasileña

Crisis brasileña

Cada vez más los políticos y analistas brasileños están especulando públicamente sobre el tema que hasta hace poco era un secreto a voces. La posibilidad de que la presidenta Dilma Rousseff esté implicada por el escándalo de Petrobras. Según los fiscales la empresa petrolera brasileña habría pagado alrededor de 3.800 millones de dólares estadounidense en sobornos a funcionarios del gobierno.

Debido a este escándalo de Petrobas, Rousseff ya enfrenta una creciente rebelión de sus aliados en el congreso brasileño, lo que está dificultando la aprobación de las medidas fiscales y otras medidas necesarias para reactivar la economía brasileña.

Otros analistas brasileños son menos optimistas sobre una recuperación a corto plazo. Existe un riesgo de ruptura entre Rousseff y Lula, su principal fuente de apoyo político. Si la investigación de Petrobas encuentra vínculos entre el expresidentes y la actual presidenta con los sobornos que tuvieran lugar durante el mandato de Lula, Roussef se vería obligada a tomar distancia de Lula, y perdería su apoyo político.

Además de tener que hacer frente al escándalo, un congreso cada vez mucho más independiente y la recesión económica del país, Roussef también podría enfrentar un resurgimiento de las protestas sociales que se produjeron en Brasil durante el año pasado. La mayoría de brasileños creen que Rousseff sabría acerca de los sobornos cuando estaba en la junta directiva de la petrolera.

Lo que está claro es que la desaceleración de la economía de Brasil y la creciente debilidad política de Rousseff impactarán a toda Latino América.

Habrá un impacto económico, porque Brasil es la mayor economía de la región, y compra buena parte de las exportaciones de los países de su alrededor. Habrá un impacto político, porque Brasil tiene una gran fuerza en los asuntos regionales, como en la actual crisis en Venezuela.

Por tanto, un Brasil debilitado económicamente y políticamente podría verse mermado a tomar medidas favorables al mercado para atraer inversiones nacionales y extranjeras. Podría ser más favorable en mejorar sus frías relaciones con Estados Unidos y Europa. La crisis de Brasil tendrá un impacto en la región.

El débil desempeño de la economía continuará pesando en las economías hasta mediados del año 2016, según informe de la agencia de calificación de riesgo Moody’s.

Por las incertidumbres políticas comentadas, por la inflación y por la caída de la confianza de los inversores se pueden considerar los 3 factores principales.

Se espera que durante el 2015 el Producto Interior Bruto (PIB) caiga 1,8 por ciento, cifra superior a la del mercado financiero un descenso del 1,5 por ciento y la previsión del gobierno brasileño un descenso del 1,2 por ciento, aunque se prevé que en el año 2016 aumento en 1 por ciento.

Por tanto, la confianza del consumidor como su poder de compra se haya deteriorado debido al creciente endeudamiento dentro de las familias, al aumento de los tipos de interés, la inflación y el desempleo.

Ecuador

A diferencia de la crisis que vivió Ecuador en el año 2009, el gobierno ecuatoriano deberá enfrentar en el año 2015 sin ahorros y con escenario complejo. Como en el 2008 el precio del petróleo se hundió, y aunque luego fue recuperando poco a poco, el 2009 se cerró 36,7% por debajo del promedio del 2008.

El ministro de la Política económica, Patricio Rivera, insistió en que el gobierno no es partícipe de este tipo de políticas. La mayor parte de recursos de los fondos se utilizaba para recomprar deuda pública y, además, eran poco flexibles.

En la actualidad, el escenario del mercado petrolero también es diferente. Ya que la caída de los precios de hace algunos años se dio por una reducción de la demanda de los consumidores de petróleo. Ahora, las caídas de precios se deben además de los factores especulativos, a un exceso de oferta de países como Estados Unidos, Rusia y Brasil, que difícilmente pueden cambiar a corto plazo.

Ahora el precio del petróleo, que ha perdido más del 50% del valor desde julio del año 2013, difícilmente volverán a subir a un medio plazo. Este escenario, la caídas se pueden prolongar durante varios años.

Hoy en día, el ambiente es más adverso porque los exportadores ecuatorianos deben luchar con un dólar estadounidense cada vez más fuerte. Además, puede terminar el escenario favorable para sectores bananeros, del cacao y del camarón, que en el año pasado supieron aprovechar el espacio que dejaron, por varios motivos, los competidores asiáticos y del alrededor de Ecuador. Pero este año, estos países ya han empezado a recuperarse ya que la participación de los ingresos petroleros en los presupuestos se han reducido durante los últimos años. Existen problemas que salgan divisas mientras entran cada vez menos dólares. De hecho, las exportaciones petroleras pesan más que hace seis años.

Seguramente se tendrá que revisar las previsiones de crecimiento para el año 2015, este año, que están en el 4,1 por ciento. Tras la bajada del precio del petróleo la economía ecuatoriana solo ha crecido el 0,6 por ciento.

Vía| IdeAs

Más información| Venezuela se enfrenta a la bajada del barril de Brent y a la cotización de oro

Imagen| America economia

En QAH| ¿Políticas de demanda o políticas de oferta? El dilema de cómo salir de la crisis (V)

RELACIONADOS