Derecho Internacional, Jurídico 


Derechos de Propiedad Intelectual y Justicia Social

Economistas como Joseph Stiglitz afirman que el conocimiento es un bien público y como tal debería ser accesible universalmente sin costes de ningún tipo. El hecho de que existan los conocidos Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) ocasiona lo que se denominan ineficiencias económicas. La primera es que el bien público, en este caso el “conocimiento”, no se encuentra al alcance de todo el mundo ya que su uso se encuentra restringido. La segunda es la posible creación de un monopolio y los efectos adversos que este acarrea (beneficios excesivos por parte de un sector económico muy reducido). No obstante, la justificación económica para sostener e implementar los DPI se basa en que las ineficiencias creadas serán contrarrestadas a través del incentivo a la investigación. Estos incentivos han sido generados por los beneficios excesivos característicos de operar en un sector donde existe un monopolio. Gracias a este incentivo para continuar investigando, según los economistas, el crecimiento económico es más acelerado.

El dilema entre patentes y el acceso a tecnología y medicinas es conocido. Las compañías farmacéuticas intentan que sus intereses prevalezcan en la adopción de un tratado de libre comercio entre un país desarrollado y otro subdesarrollado o en vías de desarrollo. Estos intereses consisten en prolongar la utilidad de la patente lo más posible. De este modo, la empresa farmacéutica del país desarrollado (y su gobierno), conseguirán exprimir su beneficio al máximo mientras que la industria farmacéutica del país subdesarrollado o en vías de desarrollo (y su sociedad), seguirán sufriendo las consecuencias de no contar con la tecnología, componentes y “conocimiento” para desarrollar las medicinas deseadas. Los críticos de la globalización definen esta situación como una guerra de valores.

La Unión Europea se presenta como un actor civil en este escenario global reflejando su principio político de multilateralismo efectivo una vez más. Este multilateralismo efectivo se refleja en la iniciativa liderada por la UE pronunciada en Doha (2001) en la que los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) acordaron facilitar el acceso a medicinas “vitales” para los países subdesarrollados y en vías de desarrollo. Este acceso se facilita aplicando el concepto de “licencia obligatoria” (compulsory licensing), por el cual una compañía farmacéutica de un país en vías de desarrollo ante una necesidad vital podrá hacer uso de una patente con el fin de obtener una medicina genérica aunque su dueño no haya expresado su consentimiento. Esta medicina será para uso doméstico y no se podrá exportar. En Hong Kong (2005), tras su puesta en marcha en Cancún (2003), la OMC decidió negociar una propuesta de enmienda presentada por la UE por la cual este derecho de licencia obligatoria quedaría extendido. Así, los países subdesarrollados o en vías de desarrollo que ya se benefician de su aplicación podrían también exportar los componentes y materiales necesarios a otros países en vías de desarrollo cuyas industrias farmacéuticas carecen de capacidad. El objetivo de esta iniciativa no es otro que proporcionar todas las herramientas posibles para que los países menos desarrollados puedan obtener medicinas esenciales al menor precio posible para hacer frente a enfermedades como el VIH, la malaria o la tuberculosis. Esta enmienda entró en vigor al completo en 2007.

Los economistas sostienen que si ellos gobernaran el mundo no habría necesidad de contar con un foro como la OMC. La globalización presenta multitud de dilemas. Los intereses corporativos y la justicia social es uno de ellos. A través de este liderazgo, la UE ha conseguido dar un paso más hacia una globalización mejor gestionada gracias a una gobernanza global coherente, donde la existencia de foros mundiales, como la OMC, donde poder ejercer principios políticos como el multilateralismo efectivo es de vital importancia para seguir remando en esta dirección.

Vía| Stiglitz, J. Making Globalization Work (2006)

Más información| European Commission

En QAH| Del derecho a la propiedad intelectual

Imagen| Estado-Social21

RELACIONADOS